Paraísos fiscales

Andorra aprueba su ley de intercambio de información fiscal

El Parlamento de Andorra ha aprobado hoy por mayoría absoluta el proyecto de ley de intercambio de información fiscal, que en la práctica supondrá la reforma parcial de su actual secreto bancario.

El texto de la ley, que ha sido aprobado artículo por artículo, ha contado con el apoyo de los 14 diputados del Partido Socialdemócrata (PS) y mayoritariamente, pero no en todos los casos, de los 11 diputados de Coalición Reformista (CR).

Los tres diputados de Andorra por el Cambio (ApC), teórico socio del actual Gobierno, han votado en contra del articulado de la ley y han presentado, una por una, hasta 23 enmiendas al texto, que tras un largo debate consiguió ser aprobado.

La aprobación de la ley permitirá la salida definitiva del Principado de la llamada 'lista gris' de la OCDE, aunque primero deberá firmar un mínimo de doce acuerdos de intercambio de información fiscal, el número exigido por la organización que preside Ángel Gurría para asumir tal objetivo.

Por lo pronto, el Gobierno andorrano ya lleva negociando desde hace varias semanas con una veintena de países y su intención es poder aprobar el máximo de acuerdos posibles antes de la celebración de la cumbre del G-20 del próximo 24 de septiembre en Pittsburg (Estados Unidos).

El Ejecutivo ya trabaja desde hace días con el Gobierno francés para poder firmar un acuerdo antes de esa fecha y el pasado viernes, día 4, también se reunió con el Gobierno español de Rodríguez Zapatero.

En este último caso, según ha manifestado el ministro de Asuntos Exteriores andorrano, Xavier Espot, la firma de un acuerdo con España no podrá tener lugar antes del G-20, pero sí durante los próximos meses.

A la aprobación de la ley, le ha precedido la votación, a propuesta de CR, de un compromiso para que el Gobierno vincule la firma de los acuerdos de intercambio de información fiscal a la rúbrica posterior, una vez esté aprobado el nuevo marco fiscal andorrano, de un convenio de eliminación de la doble imposición.

Según el acuerdo, que ha contado con los votos a favor de PS y CR, el Gobierno recurrirá a vías alternativas para alcanzar este tipo de convenios con otros países, cuando éstos no estén dispuestos a firmar una cláusula de esta naturaleza en los acuerdos de intercambio de información fiscal.

El jefe del Gobierno andorrano, Jaume Bartume, ha reconocido que el Principado ha tenido que legislar "bajo presión" y "a contrarreloj", pero también ha dicho que el sector financiero y bancario de Andorra "queda reforzado".

Por su parte, el líder de ApC, Eusebi Nomen, ha criticado duramente la ley y ha afirmado que no servirá "para nada".

De hecho, Nomen ha asegurado que la nueva normativa crea "inseguridad jurídica" y "confusión", y ha calificado de "deplorable" la situación en la que según él, va a poner a Andorra el actual Ejecutivo.

Tras su aprobación, ahora la ley deberá ser firmada por los dos copríncipes de Andorra: el presidente francés, Nicolás Sarkozy, y el obispo de La Seu d'Urgell (Lleida), Joan-Enric Vives.

La norma entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Boletín Oficial del Principado de Andorra (BOPA).