Fraude

Caso Madoff: la SEC fue incompetente pero no corrupta

En el pasado, la SEC, ha dado en varias ocasiones muestras de incompetencia pero no de corrupción. Esa es la conclusión a la que ha llegado el inspector general, David Kotz, nombrado para investigar el comportamiento del regulador de los mercados mientra Bernard Madoff perpetraba el mayor fraude de la historia.

Bernard Madoff
Bernard Madoff

Mary Schapiro, la presidenta de la SEC, ha hecho público el sumario ejecutivo de la investigación desarrollada por Kotz en los últimos meses, unas pesquisas que revelan que entre junio de 1992 y diciembre de 2008, fecha en la que Madoff confesó su delito, hubo tres exámenes y dos investigaciones sobre las actividades de quien era considerado uno de los mejores inversores del mundo.

El informe completo, de 450 páginas, se hará público en los próximos días pero el resumen de conclusiones que se acaba de conocer descarta que el asistente del director Eric Swanson, que tenía una relación con la sobrina del inversor, tuviera algo que ver con el escaso éxito de la SEC a la hora de escrutar a Madoff. Kotz también detalla que no hay evidencias de que nadie quisiera parar las investigaciones o se hubieran perturbado de alguna manera.

Lo que si explica con cierto detalle el investigador es que en respuesta a las alarmas detectadas por particulares, la SEC condujo investigaciones mal enfocadas que permitieron la continuidad del fraude desde 1992, fecha en la que se abrieron las primeras pesquisas. "La SEC se centró en aspectos demasiado limitados y no consideró la posibilidad de que Madoff pudiera coger un dinero que fue usado para pagar a sus clientes desde otras cuentas". Según Kotz, el regulador pidió al propio Madoff documentación oficial sobre las cuentas, todo un error ya que si hubieran recabado esa información desde las instancias competentes "habría habido una fuerte posibilidad de que hubieran descubierto el esquema Ponzi en 1992".

Kotz también detalla que en otra ocasión dos oficinas distintas de la SEC abrieron sendas investigaciones sobre el ahora condenado a la vez y ninguna estaba al corriente de lo que hacía la otra hasta que el mismo Madoff así lo hizo saber.

Schapiro señala en una carta que acompaña al informe del inspector general que las conclusiones del documento reafirman su opinión de que había que hacer muchos cambios, que se han empezado a hacer desde enero, para que la SEC detecte mejor el fraude.