Estimaciones

San José teme una caída de ventas del 20% en su área inmobiliaria en 2009

El grupo San José espera que su división de negocio inmobiliario descienda este año más de un 20% frente a la cifra de ventas obtenida en 2008. La compañía ha cerrado el semestre con unas pérdidas globales de 32,2 millones y un frenazo en su cartera de construcción del 8%.

La constructora e inmobiliaria San José presentó ayer sus primeros resultados como cotizada y tras la firma, en abril, de una compleja refinanciación de deuda por 2.185 millones. Su actividad en términos de beneficio hasta julio viene expresada en números rojos y algunas de sus expectativas no son optimistas para los próximos meses. Tras presentar una facturación de 541,4 millones (un 14,7% menos), un Ebitda de 35,3 millones (15,4% más) y un resultado neto negativo de 32,2 millones (las pérdidas a julio de 2008 eran de 17,7 millones), la entidad que preside Jacinto Rey justifica las pérdidas por un deterioro de 15,2 millones en sus activos inmobiliarios, gastos en la citada refinanciación de 10,8 millones y provisiones por 8,1 millones.

Sin los tres efectos, la empresa calcula que debería haber perdido cinco millones en los seis primeros meses y estima que circunstancias como estas no se repetirán de aquí a finales de año.

Por segmentos de negocio, la cartera de construcción se ha desinflado un 8%, quedando en 1.318 millones. San José pretende enfocarse hacia la obra civil y dice estar abierta al estudio de oportunidades para la compra de alguna empresa que le permita fortalecerse.

La buena noticia es que, a pesar de que los ingresos por construcción (84% del total y 70% del Ebitda) han decrecido un 15,4%, hasta 453 millones, el resultado bruto de explotación ha mejorado un 41%, hasta 24,8 millones.

Pero es el capítulo inmobiliario, su segunda parcela por ventas, donde el temporal arrecia más fuerte. La estimación para finales de año es alcanzar una facturación como mínimo un 20% por debajo de la de 2008. Las cuentas hasta julio desvelan que la actividad inmobiliaria ha supuesto 63,4 millones en ventas para San José, frente a los 139 millones cosechados en todo el año pasado. "Suponiendo que en el segundo semestre del ejercicio el consumo se comportará de forma similar al primero, esto supondrá una reducción de las ventas con respecto a 2008 de más de un 20%", refleja la empresa, refiriéndose al área inmobiliaria, en su informe.

La compañía centra ahora sus esfuerzos en la reorganización de este negocio, anunciada para primeros de 2010, con la concentración de toda su actividad relacionada con el ladrillo, desde el alquiler de patrimonio hasta la venta de viviendas, en la cabecera San José Inmobiliaria. Para ese año 2010, el grupo espera "cierta recuperación".

El valor de sus activos inmobiliarios alcanza los 2.374 millones (un 1,9% menos que a finales de 2008) y la empresa tiene compromisos de compra de suelo por 122 millones, de los que ya ha adelantado 27,3 millones.

Nuevas negociaciones con bancos

San José reconoció ayer que tiene existencias valoradas en 512 millones de euros como garantía en préstamos por 331 millones. Semanas atrás salió a la luz la entrega de su participación del 27,5% en la operación Chamartín, por la que se prevé la construcción de 10.000 viviendas en la ampliación de la Castellana (Madrid), como prenda ante sus acreedores financieros.

Garantías como estas citadas han permitido a la empresa ganar tiempo para devolver sus préstamos y nuevas líneas de liquidez y avales para garantizar su actividad. Pero no todo el trabajo está hecho con los bancos. La constructora, cuya deuda financiera neta asciende a 1.778 millones a 30 de junio, reconoció ayer que está renegociando buena parte de la deuda clasificada como bilateral (sin citar cifras) para lograr un plazo de carencia de tres años en la amortización.