Oferta de compra

National Express rechaza la oferta de los Cosmen y CVC

La compañía británica de transportes ha rechazado la oferta presentada ayer por la familia asturiana Cosmen y por la firma de capital riesgo CVC Capital Partners tras haberla consultado con grandes inversores institucionales. National Express cree que la oferta que valora la compañía en 784 millones de euros infravalora la compañía.

Uno de los autobuses de National Express
Uno de los autobuses de National Express

El fondo de capital riesgo CVC y la familia asturiana Cosmen ofrecieron ayer 450 peniques por acción por el 81,4% de la compañía, lo que suponía un desembolso de 640 millones (560 millones de libras).

Nada más conocerse la decisión de la empresa, que opera servicios en América del Norte y España, sus acciones caían un 6,3% hasta los 383,2 peniques.

El grupo tiene una deuda de casi 1.000 millones de libras pero ha anunciado que su obejtivo ahora mismo es realizar una ampliación de capital. "El objetivo clave a corto plazo es el fortalecimiento de los balances para liberar el valor inherente del grupo", dijo la compañía en un comunicado.

La empresa confirmó que mantiene conversaciones con sus accionistas para una posible ampliación de capital destinada a reducir su deuda de 977 millones de libras (unos 1.109 millones de euros ó 1.592 millones de dólares).

"National Express tiene un futuro sólido como compañía independiente que cotiza (en Bolsa)", subrayó la sociedad, que tiene una plantilla de 43.000 personas y cuenta con negocios en el Reino Unido, Norteamérica y España.

No obstante, la oferta no tuvo carácter formal, ya que el regulador británico del sector ha impuesto el 11 de septiembre como fecha límite para que CVC y la familia asturiana (norte de España) Cosmen presenten sus ofertas en firme para adquirir la compañía.

El mes pasado, el grupo británico de transporte Stagecoach reveló que mantenía "conversaciones exclusivas" con el consorcio formado por CVC y Cosmen para la posible compra de National Express.

Stagecoach informó hoy de una ralentización de sus ingresos, pero no dio detalles sobre su eventual implicación en la adquisición de su rival.

El pasado 30 de julio, National Express anunció unas pérdidas en el primer semestre del año de 36,8 millones de libras (41,7 millones de euros ó 60 millones de dólares), frente a las ganancias de 35,9 millones de libras (40,7 millones de euros ó 58 millones de dólares al cambio actual) del mismo período de un año antes.

Además, National Express comunicó este 1 de julio que, por dificultades de financiación, iba a devolver al Estado la franquicia que tenía hasta el 2015 sobre la línea de ferrocarril East Coast Main Line, que enlaza Londres con Edimburgo, tras no haber podido renegociar unos términos más favorables para la concesión.