Previsiones

La Casa Blanca espera que EE UU salga de la recesión a finales de 2009

La Casa Blanca confía que el desempleo en Estados Unidos siga subiendo y se sitúe en el 10% y que el déficit de presupuesto sea mayor que lo anteriormente previsto, lo que podría obstaculizar los esfuerzos del presidente Barack Obama para impulsar una reforma al sistema sanitario.

El déficit fiscal de Estados Unidos rondará los 1,6 billones de dólares este año fiscal, lo que equivale a más del 11% de su PIB, según calcularon hoy la Casa Blanca y la Oficina de Presupuestos del Congreso. En comparación, el déficit del pasado año fiscal sumó 455.000 millones de dólares, lo que ya fue un récord en términos absolutos.

Desde que se iniciara el actual ejercicio fiscal, en octubre de 2008, la recesión ha hundido los ingresos públicos, al tiempo que el gobierno ha tenido que gastar mucho más en ayudas a la banca, la industria del motor, los propietarios de viviendas y otros programas para reactivar la economía.

Las previsiones iniciales sobre los números rojos del erario público eran aún peores, pues la Oficina de Presupuestos del Congreso había augurado 90.000 millones de dólares más de déficit para este año fiscal.

Mientras, la Casa Blanca había contado con un déficit de 1,84 billones de dólares, pues había apartado 250.000 millones de dólares extra para ayudar al sector financiero.

Al final, no necesitó esos fondos, por lo que ha reducido su cálculo del déficit a 1,58 billones de dólares, similar a los 1,6 billones de los que habla la Oficina de Presupuestos del Congreso.

En los próximos diez años, el Gobierno pronostica que el déficit acumulado superará los 9 billones de dólares, dos billones más que lo calculado anteriormente, debido a la gravedad de la recesión y a los intereses de la deuda. En cambio, la agencia del Congreso estima ese agujero en 7,1 billones de dólares.

En el terreno del mercado laboral, la Casa Blanca ha abandonado su pronóstico de febrero, en el que auguraba un desempleo del 8,1% para este año y ahora cree que llegará al 10% en los próximos meses.

Al mismo tiempo, la economía se encogerá un 2,8% este año y crecerá un 2% en 2010, unas cifras también peores que su anterior estimativa. Para 2011 predice una expansión del 3,8%.

La Oficina de Presupuestos del Congreso vaticina "una recuperación relativamente lenta", dijo su director, Douglas Elmendorf.