Según los expertos

La subida fiscal en Reino Unido hará "huir" a las rentas más altas a Suiza

El aumento de impuestos a las rentas más altas aprobado por el Reino Unido y que entrará en vigor la próxima primavera ha hecho que ejecutivos y grandes fortunas del país estudien trasladar sus cuentas a Suiza, advirtieron hoy varios expertos.

El Gobierno británico acordó en abril de este año que las personas con unos ingresos superiores a las 150.000 libras al año (174.000 euros) destinen a las arcas públicas el 50% de esta cantidad, un 10%más que hasta la fecha.

Esta medida ha multiplicado el trabajo de las consultoras británicas, que aseguran que nunca habían recibido tantas solicitudes, como hasta ahora, de personas interesadas en trasladar sus cuentas y no hacer frente así al pago de impuestos en el Reino Unido, según informa hoy el periódico vespertino "Evening Standard".

Entre los más interesados están los gestores de "hedge funds" -fondos de alto riesgo-, a quienes Suiza les ofrece una regulación más favorable y les evitaría que organismos de control auspiciasen sus cuentas, tal y como ocurre en el Reino Unido.

"Hemos tratado con más de 250 gestores de fondos de alto riesgo sobre las ventajas e inconvenientes de trasladar sus cuentas del Reino Unido a Suiza", reveló Fiona Sheffield, del departamento de asesoría fiscal para "hedge funds" de Ernst&Young.

Asimismo, Richard Jordan, del bufete de abogados Thomas Eggar, comentó: "Alrededor del 40% de mi trabajo implica asesorar a gente sobre la manera de abandonar el país. Hemos alcanzado un punto álgido en cuanto a la hostilidad hacia el sistema fiscal del Reino Unido".

El Gobierno laborista se ha enfrentado a duras críticas debido a este aumento impositivo, ya que algunos expertos temen que incremente la evasión de impuestos y que afecte negativamente a Londres como capital financiera europea.

El Ejecutivo justificó su decisión por la necesidad de ingresar más dinero en las arcas públicas con las que sostener el mayor gasto público al que está haciendo frente desde que comenzó la crisis económica, debido en parte a la subida del desempleo.

El Gobierno laborista británico anunció en noviembre de 2008 que elevaría a partir de 2011 del 40 al 45% el tope fiscal para quienes ingresarán más de 150.000 libras anuales, aunque seis meses después decidió incrementar este porcentaje hasta el 50 por ciento y adelantar la aplicación de la medida un año, para 2010.

Además, también se ha aprobado la eliminación de las desgravaciones fiscales para quienes ingresen más de 100.000 libras anuales (111.000 euros), una condición que cumplen 700.000 personas en el Reino Unido.