Energía

China tienta a las empresas acelerando la instalación de renovables

Pese a ser el país con más emisiones de gases contaminantes del mundo, China está pujando por convertirse también en el mayor productor de energías renovables. El gigante asiático ha anunciado este mes el inicio de la construcción del mayor parque eólico del mundo hasta la fecha, una instalación de más de 10.000 megavatios (MW).

El nuevo parque eólico, que inició su construcción la semana pasada, requiere una inversión de 12.295 millones de euros. Está diseñado para tener una potencia instalada de 5.160 MW eólicos en 2010 y unos 12.710 MW en 2015, según informaron desde la Administración Nacional de Energía china. No comunicaron quiénes serán los suministradores de las turbinas eólicas.

Los mayores fabricantes de aerogeneradores chinos son Goldwind y Sinovel, que están entre los diez primeros del mundo. El país ha duplicado su potencia instalada año a año desde 2004, hasta los 12.200 MW actuales, y está previsto que vuelva a doblar capacidad en 2009.

Aunque el proteccionismo chino dificulta la implantación de empresas extranjeras, Gamesa y Acciona ya tienen plantas de fabricación de aerogeneradores en el país, lo que las coloca en buenas posiciones para aprovechar este tirón chino.

En concreto, Gamesa cerró el mes pasado un acuerdo para el suministro de aerogeneradores con una potencia total de 300 MW a la empresa china Huadian. Este contrato contempla, según explicaron, 200 MW que se instalarán en cuatro proyectos de promoción conjunta de parques eólicos entre 2009 y 2011 en la región china de Mongolia Interior. En junio, firmó con Guangdong el desarrollo de 253 MW en proyectos eólicos en Shandong.

Impulso a la energía solar fotovoltaica

El Gobierno chino ha puesto en marcha un sistema de subvenciones para plantas solares fotovoltaicas piloto. Las ayudas pueden llegar al 50% del coste si se trata de proyectos conectados a red y hasta el 70% si son plantas aisladas. En el país, ya hay proyectos de centrales fotovoltaicas de 100 MW, como el proyecto de Dunghuang, valorado en 534 millones. China espera alcanzar los 10.000 MW solares en 2020. Los analistas esperan que las ayudas permitan llegar a los 2.000 MW en 2011, desde los 100 MW acumulados en 2008.