Mercados

El Ibex se sacude el miedo con otro máximo

Deshace la ligera corrección con que empezó la semana y marca un nuevo récord anual en los 11.161 puntos.

La Bolsa se movió esta semana como un péndulo, reaccionando según el distinto signo de los indicadores macroeconómicos, pero sin perder la tendencia alcista que hace posible que el Ibex remonte el 64% desde los mínimos de marzo. Los mercados cazan al vuelo las referencias positivas y la jornada del viernes las propició en abundancia, lo que hizo posible un nuevo máximo anual del Ibex, en los 11.161 puntos, que dio carpetazo al amago de corrección de las jornadas precedentes.

En la semana, el selectivo español ha ganado el 2,38% y ha recuperado 259,1 puntos, hasta regresar a niveles de principios de octubre de 2008. Está cada vez más cerca de las cotas previas a la quiebra de Lehman Brothers, a apenas otros 250 puntos de los niveles de mediados de septiembre del año pasado. La última referencia macroeconómica es la que vale y el viernes Estados Unidos anunció que la venta de viviendas usadas creció en julio al mayor ritmo de casi dos años, con un aumento del 7,2% que triplicó las previsiones del mercado. Además, Ben Bernanke, presidente de la Reserva Federal, declaró lo que todo el mundo quiere oír, que la recuperación económica está en marcha. En Europa siguen llegando indicadores positivos, después de que Alemania y Francia anunciaran la semana precedente su salida de la recesión económica. La producción del sector manufacturero de la zona euro subió en agosto por primera vez en 15 meses, según el índice PMI publicado el viernes, que se colocó en los 50,0 puntos, justo en la frontera que separa la contracción del crecimiento. Estas referencias borraron el mal sabor de boca que había dejado días atrás el mal dato de confianza del consumidor estadounidense y que provocó las ventas con que se inició la presente semana. Pero la corrección ha sido muy breve y no ha puesto en peligro el ánimo alcista que exhiben los mercados.

Junto a los avances del Ibex, que cerró el viernes con una subida del 2,46% en una jornada de vencimiento de futuros, el Euro Stoxx ganó el 3,08%; el Ftse, el 1,98%; el Dax, el 2,86% y el Cac, el 3,15%. Y estas ganancias son las que pusieron el broche positivo a la semana, en la que el Euro Stoxx 50 subió el 2,85%; el Ftse, el 2,90%; el Cac, el 3,45% y el Dax, el 2,89%. En Wall Street, la semana también concluye con avances, aunque más moderados que en Europa y el Dow Jones sube el 1,98% semanal; el Nasdaq, el 1,78% y el Standard & Poor's, el 2,20%. El S&P recuperó los 1.000 puntos y también la resistencia de los 1.015 puntos, referencia obligada para el análisis técnico.

Atención al S&P

"Habrá que ver qué sucede la próxima semana con el S&P. Si se vuelve atrás con un serio recorte, podríamos volver a visitar mínimos, tal y como pasó tras el derrumbe bursátil del 11 de septiembre de 2001", advierte Francesc Pau, director de gestión de patrimonios de GVC. En su opinión, "todavía faltaría otra onda a la baja, según el análisis técnico", lo que hace recomendable extremar la prudencia. Sin embargo, y a pesar del fuerte rally acumulado desde mínimos, el mercado se resiste a corregir excesos y los inversores aprovechan los modestos recortes para tomar posiciones en renta variable. "Las Bolsas dan un paso atrás y dos adelante. Hay mucho dinero esperando la ocasión para regresar", explica Rafael Romero, director de inversiones de Unicorp Patrimonios. En su opinión, es posible que el Ibex corrija alrededor de un 10%, pero su apuesta es que supere los 12.000 puntos en otoño. Unicorp se suma a los pronósticos más optimistas, con la confianza de que la economía está en la senda de la recuperación y a pesar de que algunos indicadores tienen la capacidad de enfriar el ánimo de los inversores, tal y como quedó demostrado en la semana precedente con la publicación de la confianza del consumidor estadounidense.

Referencias macro

La principal economía del mundo ofrecerá nuevas referencias en la próxima semana con las que intentar despejar dudas, como el dato preliminar del PIB del segundo trimestre, la confianza del consumidor de agosto y el dato definitivo de confianza que publica la Universidad de Michigan. "El motor de la subida bursátil habían sido los resultados empresariales del segundo trimestre pero, una vez finalizada la temporada de presentaciones, los indicadores macroeconómicos toman el relevo", apunta Rafael Romero.

China se ha convertido en estos días en otra referencia obligada para el mercado, después de que la corrección del 8,6% en dos días del índice Shanghai Composite disparara las alarmas acerca de la solidez del gigante asiático y de la recuperación económica a nivel global. Pero la corrección de la Bolsa China, que se dispara el 62,6% en el año, también ha sido en falso y el viernes se apuntó una subida de otro 1,7%, dando paso con ello a las ganancias bursátiles para el resto de plazas mundiales. En los próximos días, el mercado tendrá que sopesar el efecto de la decisión del banco central de China, que está planeando el endurecimiento de los requisitos de capital de los bancos, lo que podría derivar en ampliaciones de capital que debiliten al mercado bursátil chino.

Grandes valores

En España, han sido precisamente los bancos los soportes para el avance del Ibex 35. Santander y BBVA, junto a Telefónica, estuvieron detrás del repunte de la sesión del viernes. Entre los tres, aportaron 164,5 puntos de los 268,5 puntos que ganó el índice selectivo. En la semana, Santander avanza el 3,3%; BBVA, el 2,01% y Telefónica, el 2,58%, aunque la mayor subida semanal corresponde a Acerinox, que despunta con un alza del 4,85%. En el vagón de cola de la semana, aparecen Sacyr Vallehermoso e Indra, con retrocesos que apenas superan el 1%.

La cifra

63,7% es el alza que acumula el Ibex 35 desde los mínimos de marzo. El índice cotiza en niveles de primeros de octubre de 2008

El análisis técnico revela que la bravura del toro no cesa

Una tras otra, las intentonas correctivas de las últimas semanas han sido frustradas. Los alcistas (toros, en el argot bursátil) se han llevado por delante a los bajistas (osos) sin el menor problema, pese al fuerte ataque desplegado por estos últimos.

El viernes 14 de agosto, las órdenes de venta consiguieron doblegar a los índices con bajadas significativas, y el pasado lunes el gran hueco bajista con el que abrieron los principales índices hacía presagiar una corrección de una intensidad notable. El Ibex contaba con un soporte intermedio en el entorno de los 10.500 puntos y, contra todo pronóstico, funcionó a la perfección. El miércoles marcó un mínimo intradía en los 10.511,9 puntos y, desde ahí, comenzó una gran recuperación que lo ha devuelto a los máximos anuales. Dicho nivel es, a partir de ahora, su soporte más inmediato.

El viernes, el volumen se situó en 5.386 millones de euros, muy superior al de los días previos, si bien lo abultado de la cifra se debió a una operación de bloques sobre Santander por 2.513 millones. En cualquier caso, el selectivo rompió al alza los 11.144 puntos, el máximo intradía que marcó el 13 de agosto, lo que le abre la puerta a subir hasta el entorno situado entre los 11.300 y los 11.500 puntos, según los analistas técnicos consultados.

"El mercado está muy fuerte. Es cierto que llevamos unas semanas dándole vueltas al entorno de los 11.000 puntos, pero no se acaba de materializar ninguna corrección significativa", señala Ignacio Cantos, director de renta variable de Atlas Capital.

Con todo, el riesgo permanece. "Los movimientos son muy bruscos, porque el volumen es muy reducido. Pero habrá que esperar al otoño para saber qué rumbo tomará la renta variable", advierte Juan José Fernández-Figares, de Link Securities.

En Wall Street, el rumbo alcista también está confirmado por el S&P 500, que el viernes superó la resistencia de los 1.015 puntos. Habrá que esperar a que confirme su ruptura en las próximas sesiones. En caso de que así sea, los analistas técnicos de Citi apuntan que puede escalar hasta el entorno situado entre los 1.060 y 1.080 puntos.