Impuestos

CC OO apuesta por elevar hasta el 48% el tipo impositivo de las rentas más altas

Después de que ayer el ministro de Fomento José Blanco se mostrara a favor de elevar los impuestos a las rentas más altas para mantener la protección social, el sindicato CC OO ha animado hoy al Gobierno a subir el IRPF a las rentas más altas (a partir de los 60.000 euros), incrementando su tipo impositivo del 42% al 48%.

En declaraciones a los medios, la secretaria confederal de Empleo y Migraciones del sindicato, Paloma López, abogó por llevar a cabo una política fiscal diferente, que pase por una "mayor progresividad", con la que se suban los "márgenes de las rentas más altas a partir de los 60.000 euros".

Así, consideró que "no se puede tener un estado de bienestar que cubra las necesidades de las personas, y un nivel impositivo como el que tiene España".

Según, recordó este tipo de propuestas se habían planteado ya por parte del sindicato al comienzo de la negociación del dialogo social, puesto que "España es uno de los países que tiene la presión fiscal más baja de los países de su entorno". "Hay capacidad como para subir los impuestos", añadió.

Además, subrayó que la modificación de la fiscalidad en España pasaría también por una revisar "toda la política de fraude fiscal, recuperar alguno de los impuestos que se habían suprimido, como es el impuesto de patrimonio o el de sucesiones". Por otro lado, también recomendó revisar la deducción de 400 euros en el IRPF y el 'cheque-bebé' de 2.500 euros por nacimiento.

Blanco se reafirma

El ministro de Fomento volvió hoy a afirmar que lo que quiere hacer el Gobierno de España es "impulsar la actividad económica y mantener la protección a las personas que tienen mas dificultades".

Agregó que mantener la inversión pública "es necesario, precisamente, para generar actividad económica y empleo", y aseguró "no comprender" a quienes están en contra de la inversión publica, "como el PP, que lo que quiere es que las obras se paralicen y el proceso de modernización de nuestro país no avance".

"No comprendo tampoco a aquellos que se sienten incómodos con garantizar protección a los que más lo necesitan, haciendo planteamientos de recorte de gasto público", añadió el ministro en alusión al PP.

Críticas del PP

Por su parte, el vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, ha afirmado hoy que la propuesta del Gobierno de subir los impuestos para garantizar las políticas sociales y la inversión pública es "poner piedras en los bolsillos de la clase media" que, según ha destacado, "lucha por no ahogarse".

González Pons ha ofrecido hoy en Valencia una rueda de prensa, en la que ha criticado lo que considera "un nuevo engaño" del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a quien ha criticado por no tener un plan ante la crisis, y de "improvisar" con un "hachazo en la médula espinal a la clase media".

Ha señalado que Zapatero prometió en junio que no subiría los impuestos, algo que "será incumplido", como también lo ha sido, según ha dicho, la promesa de dar 420 euros a todos los parados que perdieran la prestación por desempleo, ya que al final solo se beneficiaban 300.000 y se dejaba fuera a más de un millón.

Para González Pons, las subidas de impuestos solo pueden realizarse en "situaciones justificadísimas" y siempre que exista "austeridad en las cuentas públicas", "un plan" que especifique a qué se va a destinar ese dinero, y "transparencia"; unos requisitos que, en su opinión, incumple el Gobierno.

"Zapatero no tiene legitimación suficiente para subir los impuestos a los españoles", ha afirmado el responsable del PP, quien también ha criticado que haya sido el ministro de Fomento y vicesecretario general del PSOE, José Blanco, el encargado de anunciar esta "gran medida económica" en una entrevista radiofónica.