Plan de reducción de deuda

Río Tinto vende el grueso del negocio de envases de Alcan a Amcor

El grupo minero Río Tinto completó ayer, prácticamente, la anunciada venta del negocio de embalajes y envases de Alcan, dentro de su plan por reducir la deuda que le generó la compra de la canadiense en 2007 y que, al cierre del ejercicio pasado, rondaba los 38.700 millones de dólares (27.400 millones de euros). Si a principios de julio colocó la parte americana del negocio a la estadounidense Beamis, ayer anunció la venta a la australiana Amcor de las actividades de embalaje y envases para medicamentos y tabaco a nivel mundial y de las divisiones de envasado alimenticio de Europa y Asia.

Amcor desembolsará 2.025 millones de dólares (1.435 millones de euros) en la operación, que le permitirá aumentar sus ventas en 4.100 millones de dólares (2.905 millones de euros), es decir, un 50%, y sumar 14.000 empleados repartidos en 80 fábricas de 28 países. En España, el centro que Alcan tiene en Alzira (Valencia) pasará a integrarse en Amcor Flexibles Hispania.

Tras este acuerdo, Río Tinto sólo tiene pendiente de vender el negocio de envases y productos cosméticos de Alcan. También quiere deshacerse, además, de los negocios que tiene su filial en el área de ingeniería de aluminio, materiales ligeros y tecnología.