Bolsa de Nueva York

La incertidumbre impone la recogida de beneficios en Wall Street

Los viejos temores resurgen en la Bolsa de Nueva York en una jornada en la que referencias macroeconómicas no daban motivos para desánimo. Sin embargo, el mercado sopesó que el rally alcista marcado en las últimas semanas no se ajusta a la realidad y que era hora de recoger beneficios. El Dow Jones de dejó un 2%.

Al igual que el resto de las principales bolsas mundiales, Nueva York no escapó a una jornada fuertemente bajista. La caída de la confianza del consumidor el pasado viernes sigue pasando factura a un mercado que ve con escepticismo la recuperación económica tantas veces anunciada. Al cierre, el Dow Jones se dejó un 2%, en tanto que los retrocesos de Nasdaq y S&P500 fueron de un 2,75% y un 2,43% respectivamente.

El mercado neoyorquino inició la sesión bajo una fuerte presión vendedora, después de los fuertes retrocesos que se registraron en los mercados asiáticos y en paralelo a la tendencia bajista que mostraron también las bolsas europeas.

Wall Street prolonga así una senda que ya había iniciado el viernes, y eso que los datos macro no publicados no dieron motivos para el desánimo. De hecho, los inversores desayunaron con una inyección de optimismo tras conocer las cifras de la encuesta manufacturera del Empire Estate. Y es que, en este mes, la actividad industrial registró su primer crecimiento desde abril de 2008 al alcanzar los 12,2 puntos, frente a los 2,2 esperados.

DOW JONES 24.065,59 0,65%

Poco después se conocía otra buena nueva. Esta vez, en el sector inmobiliario, que acumula en los últimos meses una larga lista de signos que evidencia su recuperación. Hoy le tocó el turno a la confianza de los constructores estadounidenses, que subió en agosto a su nivel más alto en más de un año.

Lowe's defrauda al mercado

Una de las compañías más castigadas de la sesión fue Lowe's, que perdió un 10,82% después de haber anunciado que en el segundo trimestre del año su beneficio cayó un 19% hasta situarse en 759 millones de dólares, frente a los 938 millones ganados en el mismo período del pasado año.

La caída de la compañía arrastró a otras empresas de sector como Home Depot, que en víspera de presentar sus cuentas, sus títulos se dejaban hoy un 4,09%.

Sin embargo, este descenso no fue el peor de las treinta empresas que cotizan en el Dow Jones, ya que el fabricante de aluminio Alcoa vio como sus acciones caían al cierre un 6,33%, liderando así el descenso de las empresas de este índice.

La jornada tampoco se presentó favorable para la química Dupont, que bajó un 3,77%, o General Electric, cuyas acciones se depreciaron el 3,88%, entre otras empresas vinculadas a la actividad industrial.

Entre las compañías de energía, la petrolera Exxon Mobil perdió un 2,08% y su rival Chevron, ambas incluidas también en el Dow, descendió el 2,78%, en una jornada en la que el petróleo se negoció igualmente a la baja en el mercado neoyorquino.

El barril de crudo de Texas rebajó hoy en un 1,12% su precio anterior y cerró a 66,75 dólares, en esta jornada bajista en Wall Street y en la que el dólar se fortaleció.