Bancos

La Fiscalía de Nueva York demanda a la financiera Charles Schwab

La Fiscalía de Nueva York se querelló hoy contra la compañía de servicios financieros Charles Schwab, a la que acusa de defraudar a sus clientes por no informales adecuadamente de los riesgos de las transacciones de bonos con interés subastable.

El fiscal de Nueva York, Andrew Cuomo, asegura en la demanda civil interpuesta ante un tribunal de Manhattan que la entidad presentó estos activos de forma engañosa a sus potenciales clientes, a los que les dio una "falsa sensación de seguridad" sobre su liquidez.

Los corredores bursátiles de Schwab aseguraban en sus presentaciones que los inversores siempre tendrían acceso a estos activos, conocidos como ARS (auction rate securities, en inglés), cuando en realidad la liquidez de este tipo de productos financieros no está garantizada, explicó hoy en un comunicado la Fiscalía.

Cuomo sostiene en la querella que la compañía nunca se aseguró de que sus corredores estuvieran familiarizados con la naturaleza de los ARS, ni tampoco les proporcionó la formación necesaria para comercializar unos activos complejos como éstos.

En grabaciones obtenidas por las autoridades se puede escuchar a los corredores de la entidad "garantizar" a los potenciales inversores la completa liquidez de estos bonos y describirlos como un "lugar seguro" en el que guardar dinero en efectivo, según el comunicado.

Para la Fiscalía, los altos cargos de Schwab estaban al corriente de la situación, pero por "imprudencia o negligencia" no advirtieron a sus empleados y clientes de los riesgos de los ARS, que a partir de finales de 2007 se materializaron con el desplome del mercado de ARS.

Cuomo exige a Scwab en la querella la recompra de todos los bonos que los inversores no hayan podido vender, así como el pago de compensaciones, gastos y multas, entre otras medidas.

El fiscal de Nueva York ya avisó el pasado 20 de julio a la entidad financiera de su intención de tramitar en su contra una demanda civil por fraude, y le dio un plazo de cinco días laborables para que contestara a las acusaciones derivadas de la investigación sobre sus prácticas.

En ese misma fecha, la compañía de servicios financieros TD Ameritrade aceptó en un acuerdo para devolver 456 millones de dólares a inversores en este tipo de bonos.

Las autoridades consideran que esos y otros acuerdos relacionados con ese mismo tipo de transacciones ha permitido devolver por el momento más de 61.000 millones de dólares a inversores.