Consejo de ministros

El Gobierno aprueba ley de televisión digital terrestre de pago

El Gobierno ha aprobado la ley mediante la que los operadores de televisión podrán comercializar la Televisión Digital Terrestre (TDT) de pago.

En una rueda de prensa posterior al consejo extraordinario, De la Vega calificó de "urgente y necesaria" esta regulación que, a su entender, "sin duda" servirá para "una mayor implantación" de la televisión digital y abrirá nuevas posibilidades de negocio para los espectadores.

"Con la TDT de pago se abren nuevas vías de financiación para las televisiones y también nuevas posibilidades y opciones para los telespectadores que, en todo caso, contarán con una gran oferta en abierto", señaló.

Esta medida ha sido aprobada a través de Real Decreto Ley, lo que implica que podrá entrar en vigor a partir de su publicación en el BOE, a la espera de la ratificación del Congreso. De esta manera, cada concesionario de una licencia de ámbito estatal podrá ofrecer el acceso condicional a través de uno de sus canales.

La vicepresidenta también aludió al informe remitido por el Consejo de Estado y que criticaba algunos aspectos de esta medida. "El informe estaba referido a un texto normativo distinto al actual -el borrador era un Real Decreto- y recomendaba abordar la TDT de pago como una norma de rango legal, que es lo que hemos hecho ahora", puntualizó.

En el Real Decreto Ley, el Gobierno asegura que ha optado por esta regulación siguiendo "las indicaciones" del Consejo de Estado. Entre otras razones para su aprobación, argumentan que "elevará el interés de los ciudadanos" por adaptar sus instalaciones a la TDT. Asimismo, resalta que "la mejora de los contenidos será un catalizador para la correcta sustitución de la tecnología analógica".

Respecto a los operadores de televisión privada, apunta que la TDT de pago será "una vía alternativa de ingresos". "La crisis financiera está afectando a las empresas de televisión en pleno proceso de transición y puede poner en riesgo el servicio de televisión", apunta.

"Además, existen determinados contenidos (por ejemplo, los de alta definición) con un coste elevado que no tendrán viabilidad económica si no es mediante la TDT de pago. Estos productos van a ser cada vez más comunes en todos los países de nuestro entorno y sin la TDT de pago los operadores españoles y los consumidores quedarán en inferioridad de condiciones respecto a otros países", señala.

Por último, la normativa establece que los descodificadores deberán basarse en un estándar tecnológico abierto, de forma que cualquier aparato pueda servir para descodificar la señal de pago de todos los operadores. Así, si por ejemplo las cadenas de televisión optan por ofrecer tarjetas insertables en descodificadores, éstos podrán leer todas las tarjetas.