Evasión de impuestos

EEUU y el banco suizo UBS llegan a un acuerdo para evitar juicio

Estados Unidos y UBS anunciaron hoy que han llegado a un acuerdo en el litigio por la presunta evasión de impuestos de miles de clientes estadounidenses del banco suizo.

El fiscal de la división tributaria del Departamento de Justicia de EEUU, Stuart Gibson, comunicó hoy al juez del caso que "las partes han llegado a un acuerdo", aunque no se ha informado aún de su contenido. Las acciones de UBS están subiendo un 1%.

Gibson ha confirmado el acuerdo, pero subrayó que "necesitarán cierto tiempo" para redactar el documento final. El pasado viernes, Gibson ya anunció que existía un principio de acuerdo, aunque solicitó al juez estadounidense Alan Gold más tiempo para formalizar el mismo, dado que el magistrado había citado ya a las partes a un audiencia el 17 de agosto.

El acuerdo facilita que Estados Unidos y Suiza puedan resolver fuera de los tribunales el litigio con UBS. El Gobierno de Washington ha reclamado a UBS información bancaria de 52.000 clientes estadounidenses que presuntamente evadieron impuestos con cuentas en paraísos fiscales.

Ambas partes han negociado en las últimas semanas, por lo que se han ido aplazando las fechas del inicio del juicio, convocado en principio para el pasado 13 de julio. Desde que ambas partes reconocieron que estaban cerca de llegar a un acuerdo final las acciones de UBS experimentaron una fuerte subida tanto en Wall Street como en la Bolsa de Zúrich.

El acuerdo final anunciado hoy es consecuencia de un primer pacto entre las partes alcanzado en febrero por el que el banco suizo accedió a pagar 780 millones de dólares y a entregar los nombres de unos 300 clientes con cuentas secretas "off-shore" para evitar un juicio por haber ayudado a ciudadanos estadounidenses a eludir impuestos. UBS prometió, además, terminar con su negocio en paraísos fiscales con clientes estadounidenses.

Tres clientes estadounidenses de UBS se han declarado culpables de haber presentado falsas declaraciones de impuestos. Estados Unidos exigió, además, al banco datos adicionales sobre miles de clientes más de este país, un paso que ha generado un gran debate en Suiza, que ve amenazado su secreto bancario, el pilar de su industria bancaria. El caso se ha convertido en el tema bilateral más delicado en las relaciones entre Estados Unidos y Suiza.