Temporal

Se restablece la ruta del AVE Madrid-Sevilla-Málaga a través de una de las dos vías afectadas

Una de la dos vías de la alta velocidad ferroviaria en el trayecto Madrid-Sevilla y Madrid-Málaga, cerrada por las inundaciones registradas en las últimas 24 horas en la provincia de Toledo, ha quedado abierta, por lo que el tráfico hacia el sur ha sido restablecido.

Una tormenta de lluvia, granizo y viento acompañada de aparato eléctrico ha originado inundaciones en calles, casas bajas, chalés unifamiliares y garajes en el sur de Madrid
Una tormenta de lluvia, granizo y viento acompañada de aparato eléctrico ha originado inundaciones en calles, casas bajas, chalés unifamiliares y garajes en el sur de Madrid

Fuentes de Renfe informaron hoy a EFE de que a las 16:00 horas se volvía a abrir una de las dos vías que a la altura de la localidad toledana de Yeles se había visto anegada por las lluvias, aunque los trenes irán a velocidad controlada a su paso por ese lugar.

Las fuertes lluvias desde ayer tarde en Toledo arrastraron en dos kilómetros de la línea el balasto, la capa de piedra machacada que se extiende sobre la explanación de las vías ferroviarias para asentar y sujetar sobre ella las traviesas.

Los servicios de mantenimiento y reparación del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) han trabajado intensamente para al menos dejar expedita una de las dos vías. El corte de la línea de Madrid a Sevilla y Málaga ha afectado a más de 7.000 personas, y a unos 50 trenes, según las cifras facilitadas por Renfe.

Fuentes de la empresa ferroviaria indicaron a EFE que se han visto afectados 23 trenes de alta velocidad y 25 de media distancia (lanzaderas) así como dos que utilizan la vía convencional. Como alternativa, Renfe dispuso un dispositivo que mantuvo operativa la línea de alta velocidad desde la estación de Toledo hacia Madrid y hacia el resto de las estaciones vinculadas a este trayecto: Ciudad Real, Puertollano, Córdoba, Sevilla y Málaga.

El operador ferroviario aprovechó de esta forma que el trayecto entre Madrid y Toledo es un ramal de la línea de alta velocidad de Madrid a Sevilla. Asimismo, Renfe ha contratado 49 autobuses que desde primera hora de la mañana han trasladado a los viajeros por carretera hasta las estaciones de Toledo o de Ciudad Real, para que continúen sus desplazamientos en tren.

Ayer ya quedó suspendida la circulación por esas vías, lo que obligó a detener la circulación de 16 trenes y afectó a 1.890 personas.