TRIBUNA

'Hedge funds' europeos

Por fin los inversores europeos recogen los frutos de las normas introducidas hace casi ocho años, ya que un creciente número de hedge funds fondos de alto riesgo está lanzando productos regulados onshore que ofrecen todas las ventajas de rentabilidad de la clase de activo con una mayor transparencia y seguridad.

La norma original sobre Organismos de Inversión Colectiva en Valores Mobiliarios (Ucits por sus siglas en inglés) es una directiva de 1985 de la Unión Europea que trataba de asegurar que un fondo de inversión de capital variable regulado en un Estado miembro de la UE pudiera comercializarse en todos los demás estados miembros, sin necesidad de ninguna autorización adicional. En la práctica, las limitaciones sobre las inversiones que podían acogerse a la directiva y las diferentes normas para la comercialización de las inversiones en cada Estado de la UE hicieron que la directiva tuviera un impacto muy limitado.

Los esfuerzos para modificar la directiva tuvieron escaso éxito hasta la aprobación de una nueva propuesta, la Ucits III, en diciembre de 2001. Con esta nueva directiva se superaron algunas de las limitaciones de la Ucits I al ampliar las actividades que podían realizar los fondos y permitirles invertir en una gama más amplia de instrumentos financieros. Ello supuso que, por primera vez, los gestores de inversiones pudieran ofrecer fondos de mercado monetario, fondos de productos derivados, fondos indexados y fondos de hedge funds en un marco regulado onshore.

El marco de la directiva Ucits ofrece muchas ventajas a los inversores tanto particulares como institucionales:

¦bull; Fiscales: los fondos onshore registrados generalmente reciben un mejor tratamiento tributario.

¦bull; Liquidez: los fondos Ucits tienen que proporcionar un mínimo de liquidez quincenal mientras que muchos fondos offshore sólo permiten a los inversores hacer reembolsos mensual o trimestralmente.

¦bull; Seguridad: La directiva Ucits impone varios controles para reducir el riesgo de contraparte, incluido un límite del 10% sobre el importe de capital libre que un fondo puede depositar en un banco cualquiera, lo que reduce sustancialmente el riesgo de crédito.

¦bull; Compensación: todas las inversiones tienen que pasar por un sistema de compensación como Clearstream o Euroclear, lo que proporciona a los inversores una plataforma operativa segura.

¦bull; Transparencia: todos los fondos Ucits tienen que utilizar un servicio de valoración independiente.

Además de que los inversores ganan un nivel adicional de seguridad por la asignación a un producto regulado, los hedge funds también se benefician al poder acceder a una gama más amplia de inversores particulares. Al mismo tiempo, muchos inversores institucionales, cuyas limitaciones internas de asignación les impiden invertir en fondos offshore, pueden asignar parte de su patrimonio a fondos Ucits.

Del mismo modo, en ciertas circunstancias, los fondos Ucits podrían recibir un tratamiento diferente con arreglo a las normas de adecuación del capital de Basilea, lo que permite a las entidades asignar más dinero a estos fondos.

A pesar de estas ventajas evidentes, los hedge funds han tardado en ofrecer fondos Ucit III, en parte debido a la escasa demanda de estos productos y también por la complejidad que conlleva constituir estos vehículos.

Aunque la directiva comunitaria Ucits obliga a todos los Estados miembros de la Unión Europea a permitir la distribución de fondos regulados en cualquier otro Estado miembro, en la práctica este proceso puede llevar varios meses.

El fondo tiene que elaborar documentación comercial en el idioma local y todavía tiene que obtener la aprobación del regulador local, lo que puede suponer varios meses de negociaciones.

Hasta hace poco, los inversores se centraban principalmente en la rentabilidad y poco en la seguridad. Esto cambió radicalmente en el tercer trimestre de 2008, ya que la crisis económica que siguió a la quiebra de Lehman concienció a los inversores de la necesidad de supervisión operativa. En los últimos meses hemos asistido a un aumento lento pero constante de los productos de hedge funds acogidos a la directiva Ucits.

Esperamos que esta tendencia se intensifique aún más con la entrada en vigor de la directiva Ucits IV en 2011. Sin embargo, en el entorno actual, sólo los gestores de hedge funds más grandes y mejor financiados pueden ofrecer a los inversores la seguridad, liquidez y transparencia de los productos acogidos a la directiva Ucits.

Frank Pauls. Responsable de Man Investments para España y Portugal