Indicador económico

La tasa de desempleo en EE UU baja una décima en julio y se sitúa en el 9,4%

La tasa del paro en EE UU se ha situado en el 9,4% en julio, una décima menos que el mes anterior y también por debajo de lo esperado por los analistas, que esperaban que la cifra se situara en el 9,6%. Es la primera vez que la tasa desciende de un mes a otro desde abril de 2008.

En julio se ha registrado un recorte de 247.000 empleos, menos de lo esperado por los analistas que esperaban 325.000, y mucho menos de lo registrado en el mes de junio, cuando se perdieron 467.000, según el Departamento de Trabajo de EE UU. La cifra es la menor desde agosto de 2008, una señal que muestra que la recesión económica podría estar dándose la vuelta.

Los datos divulgados hoy por el Departamento de Trabajo respaldan la teoría de un número creciente de economistas que señalan que la crisis está tocando fondo y pronostican que el país podría volver a crecer durante el actual trimestre.

La Reserva Federal (Fed) también señaló recientemente que hay señales de estabilización en distintas regiones del país. Aun así, la asesora económica de la Casa Blanca, Christina Romer, alertó ayer de que aun cuando el Producto Interior Bruto (PIB) comience a crecer todavía será necesario algún tiempo para que el empleo repunte.

De hecho, tanto la Fed como la Casa Blanca creen que el desempleo llegará este año al 10% y algunos vaticinan que trepará hasta el 10,6% en el 2010, próximo al máximo de 10,8 posterior a la II Guerra Mundial alcanzado en 1982.

De ahí que el Gobierno optase hoy por un mensaje de cautela. "Las cifras de desempleo de hoy siguen mostrando los desafíos de los problemas económicos que heredó esta administración", afirmó la secretaria de Trabajo, Hilda Solís, en un comunicado.

"Todavía no hay recuperación pero empezamos a crear la estabilidad necesaria para llegar a ese punto y no estaremos satisfechos hasta que no veamos un crecimiento laboral mensual robusto", añadió Solís. La actual recesión económica en EEUU, que comenzó en diciembre del 2007, es la más larga desde la II Guerra Mundial y ha destruido 6,7 millones de puestos de trabajo en el país.

EEUU perdió una media de 436.000 empleos mensuales durante el segundo trimestre, una mejoría frente a los alrededor de 700.000 del primer trimestre. El mayor recorte laboral desde el comienzo de la recesión se produjo en enero, cuando se evaporaron 741.000 trabajos, la mayor pérdida mensual desde 1949.

Por lo demás, y pese a la ligera mejoría de julio, el desempleo sigue en los niveles más altos de los últimos 26 años en EEUU. Y un sistema de medición alternativo, que incluye a los despedidos que han dejado de buscar empleo y a los que trabajan solo a media jornada sitúa el desempleo en el 16,3% en julio frente al 16,5% de junio.

En total, 14,5 millones de estadounidenses estaban desempleados en julio, una cifra que de seguir aumentando podría convertirse en una bomba política para el Partido Demócrata en el poder durante las elecciones legislativas del próximo año.

La historia demuestra que el desempleo pasa factura política. Así, la última vez que subió por encima del 10 por ciento el Partido Republicano del entonces presidente Ronald Reagan (1981-1989) perdió 26 escaños en la Cámara de Representantes durante las legislativas de 1982.

Obama ha pedido a sus compatriotas que no desfallezcan y ha prometido que el multimillonario paquete de 787.000 millones de dólares aprobado por su administración para impulsar la recuperación económica dará frutos.

Desde el Partido Republicano, mientras tanto, arremeten contra esas promesas. "Más de 2,8 millones de personas han perdido sus trabajos desde que el presidente asumió el poder", dijo hoy el presidente del Partido Republicano, Michael Steele. "El presidente dijo que su paquete de estímulo impediría que el desempleo aumentara por encima del ocho por ciento pero no ha sido así", señaló Steele.

Obama, mientras tanto, insiste en que la economía se reanima y critica a los que en su opinión causaron el actual desaguisado de querer culpar a otros de ello.