Energía

Xunta y ayuntamientos gestionarán al 50% la recaudación del nuevo canon ambiental para los parques eólicos

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, anunció hoy que los ayuntamientos con parques eólicos gestionarán "directamente" el 50% de la cantidad que se recaude a través del nuevo canon medioambiental -entre 22 y 30 millones de euros anuales, según sus cálculos-, mientras que la otra mitad será gestionada por la Administración autonómica "con el compromiso" de reinvertir "la inmensa mayoría" en beneficio de las entidades locales.

Así lo aseguró en la rueda de prensa posterior al Consello de la Xunta, que certificó la anulación del decreto eólico aprobado por el bipartito "por su ilegalidad" -de la que hoy será informado el sector- y dio luz verde a un anteproyecto de ley que regulará el aprovechamiento eólico de Galicia una vez que la norma sea aprobada por el Parlamento gallego "a finales de año".

Precisamente, el denominado Canon Eólico para "compensar" a más de la mitad de los 365 ayuntamientos gallegos que, según Feijóo, tendrán molinos eólicos instalados en su territorio, es una de las grandes novedades de la futura ley. También la creación del llamado Fondo de Compensación Ambiental, que se integrará "esencialmente" con parte de los recursos derivados del canon.

En su intervención, Feijóo insistió en que el fundamento de este impuesto es "compensar" a los ayuntamientos que tienen que "soportar el impacto ambiental" de los parques eólicos y reiteró que sus pilares son tres principios: el ambiental -se grava el número de molinos-, la proporcionalidad -ya que pagarán menos las empresas que instalen menos molinos y más eficientes- y la justicia -tendrán que pagar todos los parques, incluidos los ya instalados-.

Sobre las quejas de las empresas con parques ya instalados en la comunidad por la aplicación de este nuevo canon, Núñez Feijóo subrayó que "a nadie le gusta tener que pagar un impuesto, sobre todo si antes no lo había", pero insistió en que gravar sólo a los nuevos polígonos sería "un escenario de injusticia fiscal".

Posibles indemnizaciones

No obstante, Alberto Núñez Feijóo reconoció que podría reservarse una parte de la recaudación -el 50%- que gestionará la Administración autonómica para hacer frente a indemnizaciones -si las hay- por los "gastos" de las empresas que formalizaron los trámites para presentarse al concurso convocado por el bipartito.

Con todo, el presidente garantizó que, en principio, el proceso está "blindado" desde el punto de vista de las indemnizaciones poque la Administración autonómica no había autorizado "ningún acto firme". "Anulamos el anterior decreto porque es ilegal y porque estamos a tiempo", sentenció y argumentó que, hasta el momento, "sólo se aprobó una admisión a trámite, pero ninguna adjudicación".

Al respecto, apuntó también que la Asesoría Jurídica "aconsejó" que la desestimación del concurso eólico se regule "por ley" para que no haya "repercusiones indemnizatorias". En este sentido, defendió que esta decisión de legislar el reparto de los 2.300 megavatios (MW) pendientes por vía parlamentaria permitirá "ganar más de medio año" en el proceso y lograr que en 2010 se formalice la admisión a trámite y adjudicación de los nuevos proyectos.

"Se va a cumplir estríctamente la ley"

"El diagnóstico está hecho", proclamó hoy Núñez Feijóo y reiteró -como ya hicieron ayer el conselleiro de Economía, Javier Guerra, y el director xeral de Industria, Angel Bernardo Tahoces- que la anulación del decreto del bipartito está fundamentada por un informe de la Asesoría Jurídica que detecta "cuatro tachas" que implican la "nulidad de pleno derecho del documento".

Frente a ello, el presidente autonómico manifestó su intención de cumplir "estrictamente" la ley y explicó que, para ello, el anteproyecto aprobado hoy configura un procedimiento de autorización administrativa precedido de un trámite de selección competitiva que se adecua a la "especificidad" del sector de la energía eléctrica.

Así, avanzó que el reparto se formalizará "a través de paquetes eólicos" para paliar los "riesgos" de un reparto conjunto, por ejemplo, "la aparición de que haya alguna tacha". "Se podrán repartir varios paquetes el mismo día o la misma semana", indicó y censuró la fórmula elegida por el bipartito. "Tardaron tres años y lo hicieron mal; nosotros no podemos permitirnos repetir errores", reflexionó.

En la línea, destacó que está dotado de mecanismos "racionales y simplificados" que "garantizan" los principios de concurrencia y transparencia en un contexto de "máxima seguridad jurídica". "Se acabaron las especulaciones", proclamó Núñez Feijóo, quien avanzó que no se admitirán proyectos que no se "contemplen" en el Plan Sectorial Eólico.

"Lo contrario sería admitir una de dos cosas: o que alguien tiene información privilegiada o que el anterior Gobierno no tenía ninguna planificación", continuó y recordó, además, que se constituirá una fianza sobre el 2 por ciento de la inversión del proyecto para asegurar el cumplimiento de las obligaciones del promotor que se devolverá cuando la iniciativa empresarial asociada esté "totalmente ejecutada y finalizada".

En su intervención, Núñez Feijóo resaltó que la decisión adoptada hoy por su Gobierno es "unánime". "Es una decisión colegiada que ha tomado todo el Gobierno, no un conselleiro contra otros miembros del Ejecutivo", aseveró, en contraposición con la actitud que, a su juicio, mantuvo el bipartito.

En este escenario, lamentó las críticas del diputado del BNG y ex conselleiro de Industria, Fernando Blanco, y avisó de que "cuando alguien hace algo mal, debe aceptar que se modifique". "Y con todos mis respetos, Blanco no le hizo ningún favor a los intereses de Galicia", reprobó.