Estrategias

Granados dice que la fusión de Caja Madrid debe tener una base económica y no política

El consejero de Interior de la Comunidad de Madrid, Francisco Granados, ha afirmado hoy sobre la posible fusión de Caja Madrid con otras entidades que ésta "no debe tener ningún componente político, sino técnico, basado en motivos económicos de solvencia y de estrategia puramente económica".

Se primerá la base económica en la fusión de Caja Madrid.
Se primerá la base económica en la fusión de Caja Madrid.

El también secretario general del PP de Madrid se ha referido así, durante la presentación de unas obras del Plan PRISMA en Navalcarnero, a las informaciones de los últimos días que apuntaban a una posible fusión de Caja Madrid con la CAM o Caixa Galicia.

El consejero ha dicho que el sector financiero está "en un momento muy delicado" y en los próximos meses "habrá procesos de fusión entre entidades y también entre cajas de ahorro, situaciones que ya han empezado y que continuarán en el futuro".

"La decisión sobre Caja Madrid no debe tener ningún componente político, sino técnico, basado en motivos económicos de solvencia y de estrategia puramente económica", ha añadido, y ha concluido que "es muy malo que los políticos opinen en este tema".

Caja Madrid estudia desde hace casi dos meses las posibilidades de fusión que existen con otras entidades y que le permitieran convertirse en la primera caja española por delante de La Caixa o ascender hasta el tercer o cuarto puesto en el ránking de las mayores entidades españolas.

De hecho, fuentes de la caja ya reconocieron en la presentación de resultados trimestrales a finales de julio que la entidad estaba abierta a procesos de fusión.

En el acto rechazaron además estar interesados en adquirir la red de oficinas de Caja Castilla-La Mancha puesto que en esa comunidad la entidad ya tiene suficiente presencia, y apostaron por "otras comunidades con más riqueza" que les serían "más interesantes".

Asimismo, según han explicado fuentes próximas al Consejo, la caja mantiene contacto permanente con el Banco de España para tratar las diferentes posibilidades de fusión con otras entidades, entre las que efectivamente se han llegado a barajar la CAM, Caixa Galicia o incluso Caixa Catalunya.

Después de agosto se volverá a tratar el tema

En cualquier caso, insisten estas fuentes, se trata sólo de meros estudios, pero todavía no hay ningún decisión tomada. De hecho, la entidad pretendía tratar el asunto de las fusiones en el Consejo previo a la Asamblea del pasado mes de julio en la que se aprobaron los nuevos estatutos de la caja, pero no se hizo porque se consideraba que los estudios no estaban "suficientemente madurados".

Además, de momento, no hay previsto celebrar ningún consejo hasta el próximo mes de septiembre, de manera que, a no ser que se decida convocar una reunión extraordinaria, las decisiones sobre fusiones tendrán que esperar hasta la vuelta de agosto, momento en el que también está previsto que se retome el proceso electoral de la caja.

En un principio, este proceso debería culminar en otoño con la reelección de todos los órganos de gobierno, incluida la Presidencia, que actualmente ocupa Miguel Blesa.

No obstante, si efectivamente se decide iniciar una fusión, las elecciones previsiblemente quedarían paralizadas y Blesa, cuya reelección dificultan los nuevos estatutos adaptados a la normativa regional vigente, continuaría en el cargo.

Al respecto, durante la presentación de resultados, fuentes de la caja ya afirmaron que "en ningún caso" se buscaría iniciar un proceso de fusiones para paralizar "intencionadamente" un proceso electoral, pero también señalaron que "sería una irresponsabilidad" no estudiar las oportunidades que surjan y que atiendan a criterios económicos sólo por estar en medio de unas elecciones.