Tendencias

Delicias al estilo Matisse con sabor mediterráneo

El restaurante El Mirador del museo Thyssen ofrece un menú artístico por 40 euros.

Delicias al estilo Matisse con sabor mediterráneo
Delicias al estilo Matisse con sabor mediterráneo

Pinceladas de arte en la mesa. El restaurante del museo Thyssen-Bornemisza ofrece una vez más la posibilidad de degustar delicias gastronómicas inspiradas en obras de arte. En esta temporada, la nota de color a los menús artísticos la pone el pintor francés Matisse.

El punto de partida de la creación culinaria son las obras que el artista pintó entre 1917 y 1941, recogidas en la exposición temporal del museo. Durante este periodo Matisse vivió en contacto con la costa Azul y en especial con la ciudad de Niza, de ahí que el resultado de la fusión entre arte y gastronomía sea un "menú muy mediterráneo y colorista", según su creadora, Paz Ivison (premio Nacional de Gastronomía 2000).

El menú comienza con una entrada de buñuelos de flor de calabacín, inspirada en el cuadro Festival de flores de Niza; y continúa con un primer plato compuesto por dos exquisitas sardinas marinadas que conversan bajo un espacio de copas de aceitunas, en claro homenaje al óleo Conversación bajo los olivos.

La exposición del pintor permanecerá abierta hasta las 23 horas hasta agosto

El plato fuerte es una composición de rayas y rapes ligeramente asados acompañados por Ratatouille, típico plato de Niza. Este plato principal es una clara alusión a la necesidad del artista de pintar con modelos naturales y su gusto por utilizar diferentes pescados como modelos para sus cuadros.

El broche de oro lo pone un postre de dátiles, pistachos, especias, pasta filo y limones confitados, una dulce reinterpretación de las palmeras que se observan a través de sus ventanas.

El menú Matisse se sirve en la terraza de verano del restaurante el Mirador del Museo, situada en el ático con unas estupendas vistas sobre el Paseo del Prado. El precio es de 40 euros (sin bebida) y podrá degustarse sólo en horario nocturno durante julio y agosto.

El menú del protagonista del fauvismo es ya la tercera creación de Paz Ivison, tras diseñar en 2008 la versión culinaria de Miró y Modigliani. "El diseño nace después de un profundo estudio de la exposición y la personalidad del pintor", asegura la periodista gastronómica y amante de la pintura.

Ivison recuerda lo fácil que le ha resultado la elaboración de los platos inspirados en Matisse, en comparación con el trabajo que le costó sacar adelante el menú del pintor surrealista Miró. "La personalidad alegre y la obra colorista del artista inspira una cocina burbujeante, muy mediterránea".

En el caso del artista español, el reto fue dar forma a un menú basado en "una época muy dura, muy oscura de tono". La materialización del menú artístico se realiza con la ayuda del chef del restaurante del museo, "juntos pensamos cómo puede elaborarse el plato, pensamos en productos fáciles de encontrar y de temporada". La idea de unir arte y gastronomía surgió cuando Paz Ivison constató que a diferencia del otros países europeos " faltaba arte en los restaurantes de los museos españoles".

La exposición Matisse 1917-1941 permanecerá abierta hasta el 9 de septiembre, y durante julio y agosto los visitantes podrán contemplar la muestra hasta las 11 de la noche (último acceso 10.15 horas), de martes a sábado, así como acceder al stand de la tienda con productos inspirados en la obra del artista.