Eugenio Prieto

"El español no va a volver a la mano de obra barata"

Cree que algunas empresas han ido a más velocidad de lo permitido y que el desafío no es competir con los países emergentes.

Acaba de ser nombrado miembro de la dirección europea de AT Kearney. Tiene mérito porque en este selecto organismo participan presidentes de las distintas filiales de la consultora. Eugenio Prieto, madrileño de 45 años, es vicepresidente de AT Kearney Iberia y forma parte de este grupo, junto con su presidente. Es el único país que tiene dos representantes.

¿Por qué cree que le han elegido para este puesto de responsabilidad en Europa?

Porque España y Portugal tienen un peso importante dentro de AT Kearney Europa, con una cartera de clientes y un perfil internacional importante. Se trata de un reconocimiento a la labor de un equipo de profesionales de primer nivel. El área de la que soy responsable es la de transporte e infraestructuras.

Usted tuvo una etapa inicial en la consultora, después pasó cuatro años en el sector industrial y volvió a AT Kearney, ¿qué le hizo regresar?

Una razón fundamental es la capacidad que tenemos desde la consultora para participar en la transformación y crecimiento de las grandes empresas, además del desafío intelectual y de la diversidad de temas que analizamos. Me gusta vivir la pasión AT Kearney como propuesta de valor y visión práctica de la consultoría, que combina un perfil de desarrollo técnico con la creatividad en la implantación de iniciativas. Si no hubiera acción no habría vuelto.

¿La crisis les está castigando?

En el caso de la consultoría de alta dirección el impacto tiene que ver con el tipo de proyectos que desarrollamos. En el ciclo anterior todos los proyectos estaban ligados al crecimiento; ahora los proyectos tienen más que ver con mirar hacia dentro de la organización, mejorar los ingresos y controlar los costes.

¿Las empresas habían descuidado hacer los deberes internos?

No, creo que es cuestión de prioridades. En época de crecimiento han sabido aprovechar las oportunidades y han dejado para otro momento otras iniciativas. El ciclo natural es aprovechar el crecimiento y consolidarse, y después observar qué negocios tienen mejor resultado, con el fin de redistribuir los recursos y centrarse en actividades que tengan retorno. En la fase de crecimiento existe una mayor autonomía en las líneas de negocio, y en momentos de ralentización se buscan sinergias entre los distintos negocios. Ahora es el momento de reinventarse.

¿En qué consiste esa reinvención?

Hay empresas que se centran en estudiar escenarios de evolución y de impacto de sus negocios en diferentes países, haciendo alianzas con otras empresas incluso en prácticas de gestión o externalizando actividades. Hay que adaptarse a las circunstancias.

¿Qué sectores están adaptándose mejor a la nueva situación?

Los sectores financiero, energético o de infraestructuras llevan años diversificando, internacionalizándose y desarrollando diversas líneas de negocio. Son sectores innovadores y acostumbrados al cambio continuo. Los de gran consumo y de distribución llevan años de dinámicas de innovación, son empresas que han reaccionado a tiempo y están recuperándose de manera intensa.

¿Qué sectores contribuirán a la recuperación económica?

Somos grandes defensores de la economía real, clave para que este país salga de la crisis, de añadir valor intangible y riqueza a la economía. Existen industrias con gran potencial, que son aquellas que aportan más valor añadido, que ofrecen servicios diferenciales. En el campo de las ingenierías, hay grandes empresas que desempeñan un papel relevante. El valor añadido y el capital humano será lo que nos haga salir de este momento. Tenemos que fomentar el desarrollo del espíritu emprendedor, la capacidad de cualquier español para reinventarse y puede ser empresario, funcionario o ejecutivo, todos tenemos que potenciar esa capacidad. El error de muchas empresas ha sido querer ir demasiado deprisa y no pensar en la prudencia. Hay que apostar por los negocios con prácticas que fomenten el desarrollo y el crecimiento sostenible. El desafío es competir con nuestros iguales europeos, no competir con los países emergentes, como China o India.

En España, ¿se ha perdido esa capacidad emprendedora?

Las estadísticas nos decían que hace 30 años el español quería trabajar por cuenta propia, ahora ese patrón se ha invertido. Y la tendencia a partir de ahora es revertir todo esto. Tenemos todas las condiciones para volver a ser emprendedores, un perfil optimista, un tejido empresarial internacional y el tejido del conocimiento.

¿Puede ser una salida para los cuatro millones de parados?

Hay sectores donde España puede ser competitiva, pero también es cierto que este país tiene que apostar por la formación profesional. Se necesitan técnicos cualificados que participen del proceso de recuperación. Con el low cost será difícil que salgamos de esta situación porque no veo al español volviendo a la mano de obra barata.

¿Qué se requiere para fomentar la creación de empresas?

En primer lugar, tiene que haber una simplificación administrativa, de apoyo financiero al empresario, recuperar el entusiasmo por emprender dentro de las escuelas de negocios o colegios, como se hace en Estados Unidos donde se fomenta este tipo de iniciativas desde pequeños. Debe existir además una mayor aceptación del emprendedor, tanto del éxito como del fracaso, que deben gestionarse de manera natural.

"Me encanta Madonna porque se reinventa a sí misma"

Es fan de la cantante Madonna, que actúa el próximo jueves en Madrid. Además de como cantante, le atrae su personalidad. "Tiene una gran capacidad para reinvertarse constantemente, cambia de imagen, siempre ofrece algo distinto". Destaca de ella su capacidad para crear y sorprender cada vez que lanza un disco, desde que en 1983 publicó su primer disco, Madonna. Y lo compara con la actitud que hay que mantener, sobre todo en estos momentos, en los que "hay que afrontar situaciones complejas y desafiantes con humor". Es más, según Eugenio Prieto, un momento tan delicado nos va a permitir "revitalizarnos". Algo que en AT Kearney, asegura que valoran. "Disponemos de valores humanos y empresariales robustos, con capacidad para el análisis, inteligencia emocional y habilidad para establecer relaciones con el equipo y los clientes".