Libros

34 años al frente de una empresa con cinco dueños

Damián Frontera recopila su experiencia en la dirección de Oscar Mayer España

Damián Frontera tiene una historia que contar. Este directivo valenciano, conocido y apreciado en la sociedad valenciana especialmente por sus 34 años al frente de la cárnica Omsa (Oscar Mayer España, aunque con los años la propiedad de la firma cambió hasta cinco veces de dueño, incluido él mismo a través de un management buy-out), ha decidido contar su experiencia al frente de la compañía en el libro El arte de dirigir empresas, publicado por la editorial Almuzara.

Frontera ha optado casi por novelar su experiencia a lo largo de esas tres décadas. Capítulo a capítulo, este ingeniero agrónomo relata negociaciones, reuniones o tomas de decisiones de manera amena y didáctica, lo que permite, al tiempo que conocer los detalles de la tortuosa historia de una empresa familiar que se asoció en 1976 con Oscar Mayer para hacer sus productos en España y que se ve afectada por decisiones que escapan a su control, como las opas que se lanzaron es Estados Unidos sobre Oscar Mayer por parte de General Foods y después por Philip Morris. Después, la filial española fue vendida a un grupo alemán, que acabaron quebrando. Frontera, que se mantuvo como director general durante este proceso, acabó comprando la compañía a los bancos, junto a Inversiones Ibersuizas. Y finalmente Campofrío lanzó una opa sobre Omsa.

Cada uno de estos cambios de control es un reto para la dirección de la empresa. Frontera narra las negociaciones, por ejemplo, con los directivos de Oscar Mayer en Estados Unidos, cuando estaban dispuestos a cerrar la filial española por las pérdidas que arrastraba. Salvar la empresa de esta decisión es uno de los episodios de los que extraer las conclusiones con las que el directivo cierra el libro.

Por ejemplo, Frontera aborda los principios en los que se debe basar la gestión financiera de una empresa, ahora tan importante por los problemas de liquidez. Desde "la importancia de asumir la obviedad de que los préstamos que pedimos los tenemos que devolver", hasta la condición de que el Ebitda previsto de una empresa debe cubrir ampliamente los intereses a pagar, "hasta cinco veces", recomienda.

Pero quizá lo más interesante de las conclusiones son las 29 recomendaciones que este directivo hace sobre la gestión: fomentar las relaciones interpersonales, ser proactivo, tener un buen equipo, saber delegar, comunicar a todo el personal la situación de la empresa en cada momento, buscar el consenso pero decidir con autoridad, tratar con respeto a todos, saber escuchar, ser humilde, no mentir nunca, ser flexible, ser prudente, ser ético. En resumen, como reconoce el mismo Frontera, actuar con sentido común, un ejercicio que no es tan sencillo como aparenta.

"Hay que buscar el consenso en el seno de la organización, pero en el caso de no lograrlo, hay que decidir con autoridad"

"He logrado calidad de vida pese al Parkinson"

"Tenía una caligrafía buena. Mi letra era clara y fácil de leer. De repente, un día no podía escribir igual". Así empieza el capítulo que Damián Frontera dedica al Parkinson, enfermedad que padece desde 1996. Pese a lo duro que resulta padecer una dolencia para la que no hay cura y que merma las facultades motoras, Frontera optó, con el apoyo de su familia, por no resignarse y trabajar duro para poder seguir ejerciendo su actividad.

"Se lo dije a todos mis colaboradores en la empresa. Les comenté que todo iba a seguir igual. Aclaré que el Parkinson no es como el Alzheimer, que no nos afecta nada a las facultades del cerebro", explica. Logró evitar un intento de la presidencia de la empresa de nombrarlo consejero delegado honorífico.

Como hace con varios aspectos de su trabajo, en el caso de la lucha contra el Parkinson, Frontera también ha elaborado una lista de planteamientos, "un decálogo que no es tal, porque se ha extendido", sobre cómo afrontar la situación. Tener un buen médico y seguir siempre sus instrucciones, hacer gimnasia a diario, continuar el trabajo sin estrés y con descanso, mantener la actividad social, familiar y lúdica. Tener una actitud abierta sobre la enfermedad; alimentarse bien, practicar algún deporte.

Toda una lista de recomendaciones que, tras haberlas seguido, han permitido a Frontera seguir como director general del instituto de investigación AINIA y escribir este libro.