La City

La picaresca llega a los paneles solares

Hecha la ley, hecha la trampa. Nos guste o no, la picaresca forma parte intrínseca de nuestra cultura. Y, como no podría ser de otra manera, la obligación de introducir sistemas de energía solar térmica y fotovoltaica en los edificios de nueva construcción -así lo establece el Código Técnico de Edificación- no ha pasado desapercibida entre los más listos.

La medida, diseñada para fomentar el ahorro energético, está siendo aprovechada por algunos profesionales -con el consentimiento, claro está, de sus clientes-. Fuentes del sector aseguran que algunos técnicos le dan el alta a paneles solares que no han sido adecuadamente instalados, sino fijados a modo de ornamento para pasar las inspecciones de turno. Luego se retiran las placas y listo. Resultado: el cliente se ahorra el coste total de la instalación y el técnico se lleva un pellizco.