Recesión económica

Banca March pide "medidas más drásticas" para afrontar la crisis económica

El directivo de la Banca March José Luis Jiménez abogó hoy por "adoptar medidas más drásticas" en materias como la regulación laboral, pese a que "van a molestar a muchos sectores", para afrontar la crisis económica, con el argumento de que no hacerlo sólo conducirá a agravar el problema.

"Se está intentando acordar determinadas cosas con un alto grado de consenso y eso es inviable", opinó, tajante, el director general del departamento March Gestión de Fondos, que, antes de mantener una reunión con clientes en Gran Canaria sobre "oportunidades de inversión ante la crisis", insistió en que "la situación es lo suficientemente preocupante como para dejar de adoptar paliativos".

Desde la perspectiva de un especialista en finanzas, Jiménez opinó que a las autoridades españolas "la crisis sí que les ha cogido por sorpresa y, quizá, en un momento dado, se ha tardado en reaccionar", pero que lo importante es que su respuesta no se demore más.

"También hay que ser justo con la posición del Gobierno y decir que, si todos supiéramos hace un año lo que sabemos hoy, quizás las cosas se hubieran hecho de otra manera, pero eso -añadió- no quita para que, en un momento en que estamos viendo cuál es realmente la dimensión de la crisis, esto significa que hay que adoptar medidas más drásticas". "Y medidas -apostilló- que van a molestar a muchos sectores".

E insistió: "hay sectores que pueden ser más afectados que otros, y a lo mejor los sindicatos tienen que aportar su grano de arena, tienen que asumir su responsabilidad, e igual le pasa a la patronal, pero llegar a un acuerdo de mínimos donde todo el mundo se encuentre cómodo, muy probablemente ésa no sea la solución al problema".

"Eso lo único que va a hacer es agravar las cosas hasta un punto en que se rompa la caña", sentenció.

Por ello, concluyó que "no podemos seguir dando una aspirina al paciente y, a lo mejor, lo que tenemos que hacer es una operación de cirugía".

"Y las operaciones de cirugía son incómodas, no sólo porque te tienen que dar puntos, sino también porque vas a estar un tiempo convaleciente, pero posponer eso, al final, lo que puede significar es más tardanza en la recuperación, más desempleo y un poquito de desesperanza", advirtió.

"Pero también lo bueno de las crisis es que nos permiten hacer cambios que, a lo mejor, en tiempos de bonanza no nos habríamos atrevido", matizó, no obstante, el directivo de Banca March.

Un experto que afirmó que, "a veces, en política económica, retrasar la solución, retrasar el pago de la factura, lo que está haciendo es que esa factura se vaya incrementando", y que eso es lo que puede pasar en España, pese a los mensajes de tono optimista del Gobierno sobre posibles indicios de recuperación que rechazó tengan base suficiente.

En esa línea recordó que, tanto los organismos públicos nacionales e internacionales como las entidades privadas del sector financiero, "las cifras que estamos manejando son de que, a lo mejor, la recuperación de la economía española esté en torno al 2011".

"Los factores están encima de la mesa, son factores que llaman a la preocupación; sin caer, a lo mejor, en la desesperación, pero que sí son factores que llaman a la prudencia y a implantar medidas que, en algunos casos tienen que ser drásticas", concluyó Jiménez.