Junta de accionistas

Sacyr espera que un aumento de obras públicas compense el frenazo residencial

El grupo Sacyr Vallehermoso confía en que un aumento de la inversión de obra pública, como consecuencia del plan extraordinario de infraestructuras que está elaborando el Gobierno, sirva para compensar la fuerte caída de actividad que afecta al negocio inmobiliario residencial.

El vicepresidente primero y consejero delegado del grupo, Manuel Manrique, fue quien manifestó hoy su confianza en que esto ocurra, mientras que su presidente, Luis del Rivero, aseguró estar "ilusionado" con la actuación del nuevo ministro de Fomento, Jose Blanco, de quien espera que ponga solución a la falta de proyectos de obras públicas.

Durante su intervención ante la junta general de accionistas de la compañía, Del Rivero aseguró que Sacyr está dispuesta a invertir en infraestructuras, si bien reclamó avales del Estado o créditos participativos (préstamos del Estado a bajo interés) para eliminar los riesgos de este tipo de inversión.

El ministro de Fomento dijo hace dos semanas que el Gobierno pretende movilizar recursos, tanto públicos como privados, por valor de 15.000 millones de euros para el mencionado plan de infraestructuras extraordinario, mientras analiza con las constructoras las fórmulas financieras que permitirían llevarlo a la práctica.

REPSOL 15,66 -0,25%
SACYR 2,02 -0,35%

Posible aumento de la cartera de infraestructuras

En lo que respecta a la cartera de infraestructuras de Sacyr, ésta podría aumentar si el grupo consigue la adjudicación definitiva de la autopista italiana "Pedemontana Veneta" por 2.000 millones de euros.

Según explicó Del Rivero, el pasado jueves un tribunal italiano reconoció al grupo español como adjudicatario de esta autopista, después de que una compañía italiana impugnara el concurso.

Esta infraestructura pasaría a formar parte de la filial del grupo Sacyr Concesiones, que el presidente de la compañía espera convertir en la "nueva Itínere", para lo que es posible que busque un socio financiero.

La constructora vendió su antigua filial de concesiones Itínere al fondo de infraestructuras de Citigroup, pero se quedó con una veintena de activos con los que formó Sacyr Concesiones.

La participación en Repsol no está en venta

Por otro lado Luis del Rivero ha asegurado que no tiene a la venta la participación del 20% de la constructora en Repsol YPF.

"Vuelvo a repetir. (Repsol) no está en ventar. Estamos cómodos ahí", dijo del Rivero a periodistas antes de la celebración de la junta general de accionistas del grupo.

Pero Sacyr no siempre ha pensado así y es que a finales del verano pasado, la compañía comunicó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que tenía intención de vender su participación en la petrolera. Sin embargo, el guión cambió y en el informe de auditoría remitido en mayo a la CNMV calificaba de "estable a largo plazo" su paquete del 20% en el capital de la petrolera.

El argumento de Sacyr es que nunca se ha planteado un precio de venta "inferior a su valor en uso". La quinta parte de Repsol valía en Bolsa 3.688,8 millones de euros el 31 de diciembre de 2008, un 43% menos de lo que se pagó por esas acciones en 2006. Sin embargo, la compañía que preside Luis del Rivero no registra esta participación en sus cuentas por lo que marca la cotización sino por su "valor en uso", como permiten las normas internacionales de contabilidad. Eso implica que Sacyr no se apunte el deterioro sufrido en el parqué por su participada.