Laboral

UGT dice que centrar el diálogo social en abaratar el despido parte de la malicia o la ignorancia

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, aseguró hoy que centrar el diálogo social exclusivamente en el abaratamiento del despido a través de fórmulas complejas de contratación "parte de la malicia o de la ignorancia", ya que dicha iniciativa no trata de luchar contra la crisis e incluso puede dificultar la vuelta a la recuperación.

Méndez, que hizo estas declaraciones en un curso en la Universidad Internacional Menéndez y Pelayo (UIMP) después de la intervención del presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Gerardo Díaz Ferrán, consideró que defender el abaratamiento del despido "no tiene ninguna justificación" en el actual escenario.

"Por ahí no van los tiros", sostuvo el líder ugetista, quien aludía así a la propuesta de la patronal de crear un nuevo tipo de contrato con 20 días de indemnización por despido, solución que, a su parecer, supondría la sustitución de los trabajadores actuales por empleados precarios.

Este tipo de fórmula, como la de bajar los salarios, "no tiene ninguna justificación si se pretende defender como forma de luchar contra la crisis", ya que puede generar la pérdida de confianza de los trabajadores y la consiguiente retracción del consumo, elementos que obstaculizan la recuperación de la economía, argumentó.

En este sentido, Méndez sostuvo que hablar de diálogo social entre patronal, sindicatos y Gobierno parece implicar una reforma laboral, y que dentro de ella es necesario abaratar el despido, cuando en realidad el diálogo social "es mucho más que eso y hay poco polvo que barrer".

El secretario general de UGT respondía así al presidente de la CEOE, quien horas antes defendía la creación de un nuevo tipo de contrato mediante la metáfora de que "la casa se está barriendo, pero hay mas polvo que nunca, y cuando está casi limpia hay que coger otra vez la escoba".

Méndez insistió en que la crisis que atraviesa España es de origen financiero, y rechazó que el peso de las reformas recaigan exclusivamente sobre los trabajadores. "La víctima mas visible es el mercado laboral, y se puede pensar que es ahí donde que hay que actuar con determinadas recetas, bien publicitadas con arreglo a ideas simples, pero lo que harían es agravar la situación", aseveró.

Críticas al banco de España

Por otro lado, Méndez arremetió contra las recomendaciones realizadas por el Banco de España respecto a la necesidad de acometer reformas en el mercado laboral para atajar la subida del paro, por considerar que es "inadecuado" que el organismo que preside Miguel Angel Fernández Ordóñez "insista en recetas que no necesita la sociedad española".

A su parecer, el gobernador pertenece a la "élite de ideólogos" que en los últimos quince años han llevado a la sociedad española a la situación de dificultades que atraviesa en la actualidad, y lamentó que, aunque "no es ocurrente" en sus propuestas, sea "recurrente".

Asimismo, Méndez apostó por la aplicación de determinadas subidas impositivas porque "son fundamentales para salir de la crisis", aunque no especificó cuáles. "Este no es un paradigma del sindicalismo -argumentó-, sino del liberalismo que practican en la actualidad naciones como Estados Unidos".