Fiscalidad

El Gobierno se plantea subir cualquier impuesto menos el IVA

El Gobierno no descarta "ninguna opción" para evitar que el ya elevado déficit fiscal siga disparándose. Así lo aseguró ayer el secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, quien aseguró que el Ejecutivo "no esta considerando subir el IVA" por los posibles efectos negativos que tendría sobre el consumo, que ya se encuentra en niveles bajos. Subir el IVA y rebajar las cotizaciones sociales es una de las principales propuestas que se lanzan desde el mundo empresarial.

El Gobierno se plantea subir cualquier impuesto menos el IVA
El Gobierno se plantea subir cualquier impuesto menos el IVA

El déficit público ascenderá este año, según los cálculos del Gobierno al 9,5% del PIB, una cifra desconocida en democracia y muy lejos del límite del 3% que establece la UE. Para paliar esta situación, el Gobierno ya aprobó el pasado viernes una subida en el impuesto sobre el tabaco y también en el de hidrocarburos. En septiembre, cuando se presenten los Presupuestos de 2010 podrían haber más subidas o cambios fiscales.

"Para reducir el déficit hay que considerar cambios en el capítulo de ingresos y en el de gastos", aseguró ayer Carlos Ocaña en la presentación de los datos de liquidación del modelo de financiación regional del año 2007.

CEOE, el servicios de estudios del BBVA o, ayer mismo, las Cámaras de Comercio consideran que la situación económica reclaman una subida del IVA y una reducción de las cotizaciones sociales. Sin embargo, dentro de Hacienda aún recuerdan como la subida del IVA de 1993 se tradujo en un aumento del fraude fiscal y en una reducción de la recaudación, vía menor consumo. De momento, Ocaña rechaza la propuesta de CEOE.

Hacienda teme que un alza en el impuesto del valor añadido contraiga aún más el consumo

El IVA y el IRPF, cuya recaudación está cedida en un 35% y un 33% respectivamente a las comunidades, son los tributos que aportaron más recursos a las autonomías según la liquidación del sistema de financiación de 2007 publicados ayer. El modelo vigente, en vigor desde 2002 y que podría desaparecer este año si finalmente hay acuerdo para cerrar un nuevo sistema de financiación, penaliza a la Comunidad Valenciana y a Baleares, que son las dos regiones con menos recursos por habitante, 2.411 euros y 2.420 euros respectivamente. En el lado opuesto, se sitúan Cantabria y La Rioja, que reciben del modelo de financiación un 35% más que baleares o valencianos. La media de ingresos por habitante se sitúa en 2.808 euros y, además de Valencia y Baleares, Canarias, Madrid, Murcia, Cataluña y Andalucía también están por debajo de la media.

La principal clave para entender estas diferencias se encuentra en la demografía. El actual modelo parte de la población de 1999 y, por tanto, aquellas comunidades que más han incrementado su población son las que salen peor paradas en recursos por habitante. En cualquier caso, el Gobierno remarca que, desde 1999, porcentualmente, los recursos han aumentado muy por encima de la población. En 2007, el sistema de financiación repartió 114.357 euros, un 3,9% más que el año anterior.

Sólo una comunidad pierde recursos de un año a otro

Las islas Baleares tienen motivos de sobra para querer cambiar el modelo de financiación. No sólo es una de las comunidades menos beneficiadas del modelo de financiación sino que, además, es la única región que ha visto como sus recursos por habitante en 2007 se reducían respecto al año anterior.

Un caso que no se repite en ninguna de las otras 14 comunidades incluidas en el régimen común, donde no entran ni el País Vasco ni Navarro.

Sin embargo, los datos que ofrece el ministerio no son homogéneos ya que no tiene en cuenta las diferentes competencias que tiene cada comunidad autónoma. Por ejemplo, Cataluña recibe un dinero extra porque la Generalitat gestiona las prisiones en su territorio. Y la Comunidad de Madrid, por ser una comunidad uniprovincial, obtiene también algunos ingresos extras porque asume las transferencias dirigidas a las diputaciones provinciales.

La caída de las ventas de casas lastra a las regiones

El año 2007 fue un buen ejercicio para Hacienda, que vio aumentar la recaudación tributaria significativamente. Así, los ingresos de las comunidades autónomas procedentes de impuestos parcialmente cedidos -IRPF, IVA e impuestos especiales- se incrementó en un 5,1%. Sin embargo, la recaudación de tributos propios como el impuesto de transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados cayó un 8,4% al pasar de 22.040 millones a 23.226 millones.

El notable descenso constata que ya en 2007 la venta de casas empezaba a descender, aunque la crisis inmobiliaria no se reveló con toda su fuerza hasta 2008. Más de la mitad de la recaudación total del impuesto de transmisiones patrimoniales -que grava la compraventa de casas de segunda mano- corresponde a Cataluña, Madrid y la Comunidad Valenciana.

En cualquier caso, la mayor parte de los recursos autonómicos, un 50,2% corresponde a tributos recaudados por la Administración central y cedidos a las comunidades autónomos. Los impuestos gestionados por las regiones supone un 19,3% de los ingresos. Por último, la financiación se completa con el fondo de suficiencia -herramienta con la que se articula la solidaridad interterritorial- supone 34.800 millones, el 30% del total de recursos autonómicos. Madrid y las Islas Balerares, son las únicas comunidades que son aportadoras netas, es decir, que su saldo con el fondo de suficiencia es negativo.

En cuanto a los municipios, recibieron una financiación de 16.195 millones en 2007, un 6,86% más que el año anterior.

6.076 millones

La mayor parte de los datos de liquidación del modelo de financiación ya se ha repartido entre las comunidades a través de entregas a cuenta. Sólo faltan por entregar 6.076 millones de euros que el Gobierno deberá transferir antes del 31 de julio.