Bebidas

Las ventas de Osborne caen el 3,5% en 2008

Osborne ha logrado una facturación de 270 millones de euros en 2008, lo que supone una disminución del 3,5% respecto al mismo periodo del año anterior, mientras que el resultado bruto de explotación (Ebitda) ha experimentado una caída del 5,2%.

La empresa ha señalado en un comunicado que el beneficio neto se ha mantenido en la cifra del año anterior, aunque sin precisar los datos exactos, "en un contexto económico y de consumo especialmente complicado".

Para el presidente de Osborne, Tomás Osborne, el pasado año ha transcurrido en un "contexto complicado de crisis económica internacional, de contracción de la demanda y, específicamente, de reducción del consumo en hostelería".

Entre los hechos más significativos del ejercicio ha detallado la compra de "Carlos I" y otras marcas de brandy y vinos de Jerez a Pernod Ricard -que previamente pertenecieron a Domecq- y su posterior venta de los vinos generosos de Jerez -entre ellos Fino La Ina- a Caballero.

Además, también ha procedido a la firma de la alianza estratégica con The Wine Group -tercera compañía mundial de producción de vinos, con un volumen de ventas aproximado de 55 millones de cajas-, con el fin de incrementar la presencia de las marcas de Osborne en el mercado estadounidense.

Actualmente, Osborne tiene una fuerte presencia con marcas como Montecillo -D.O. Rioja- o Solaz -vino de la Tierra de Castilla-, y durante el pasado año ha abordado el lanzamiento de nuevos productos, entre ellos zumos, vinagres con Denominación de Origen, vinos y patés.

El grupo ha indicado que continúa abierto a "movimientos que refuercen la estrategia de los últimos años, tanto mediante adquisiciones como a través de alianzas que impulsen la presencia de la compañía en sus mercados actuales y favorezcan su penetración en otros nuevos".

Durante 2009 el grupo ha puesto en marcha la actualización de su nueva imagen corporativa, que agrupa a todos los negocios bajo la marca Osborne.