Barómetro de la Corrupción 2009

Los españoles ven a los partidos políticos como el sector más corrupto

La percepción global sobre la corrupción en España ha bajado unas décimas, incluida la que afecta a los partidos políticos, pero aumenta, en medio de la crisis económica, la referida al sector privado y las empresas, según el Barómetro Global de la Corrupción 2009.

Los españoles creen que la institución más corrupta son los partidos políticos, seguidos de las empresas
Los españoles creen que la institución más corrupta son los partidos políticos, seguidos de las empresas

El informe, que elabora la ONG Transparencia Internacional con información de 69 países, señala que en España la percepción global de la corrupción es del 3,2 sobre una puntuación de 1 (nada corrupto) a 5 (muy corrupto), con lo que ha bajado tres décimas sobre la anterior encuesta, de 2007.

En cuanto a los partidos políticos, éstos siguen encabezando la lista de los sectores más corruptos, con un 3,6 (la media europea está en el 3,7) frente a los 3,9 del pasado informe. Tras los partidos, se sitúa el sector privado (3,5), el Parlamento y los medios de comunicación (ambos con un 3,1) y el Poder Judicial y los funcionarios (3,0).

Sobre las medidas del Gobierno para combatir la corrupción, el 44% de los encuestados las considera inefectivas, el 27% ni efectivas ni inefectivas y el 29% efectivas.

Además, un dos por ciento de los encuestados señaló que durante los últimos doce meses él o alguien de su hogar había pagado algún tipo de soborno, un punto menos que en la anterior encuesta. La media europea de este indicador es del cinco por ciento.

La corrupción "aumenta en el mundo"

En la presentación del estudio, el director general de la Fundación Ortega y Gasset, Jesús Sánchez Lambás, ha indicado que éste, en su conjunto, apunta que la corrupción "progresa" y "aumenta en el mundo".

Ha destacado además los datos sobre el sector privado, que permiten calificarlo como "corrupto" y ha apuntado que en España este sector se ha situado en segundo lugar en la lista de instituciones más afectadas, a tan sólo una décima de los partidos políticos.

Sánchez Lambás ha denunciado la carencia de sistemas de regulación en el sector financiero, que ha precipitado la actual crisis; una percepción, ha dicho, que parecen tener también los encuestados.

Sobre los medios, ha destacado que en general la percepción de corrupción en este sector ha bajado, mientras que el Poder Judicial obtiene una nota peor que en la anterior encuesta.

En cuanto a los partidos, ha recordado que son imprescindibles "a pesar de su pésima puntuación".

En el mismo sentido se ha pronunciado el patrono vitalicio de la Fundación Ortega y Gasset, Antonio Garrigues Walker, para quien los partidos "no pueden estar permanentemente siendo focos de corrupción económica". "En algún momento -ha añadido- la sociedad civil deberá decir se acabó y se deberán establecer mecanismos" para que haya transparencia financiera en los partidos políticos.

Por último, el presidente de TI-España, Jesús Lizcano Álvarez, se ha referido al último informe GRECO (Grupo de Estados contra la Corrupción) sobre la transparencia financiera de los partidos, que pone de manifiesto las limitaciones de la nueva Ley de Financiación de Partidos.

Entre estas limitaciones, el informe GRECO destaca que los partidos no ofrecen apenas información sobre las fundaciones y empresas vinculadas a ellos ni sobre los gastos en ingresos a nivel local.

Además, los partidos están muy endeudados (debían unos 145 millones de euros en 2005) con los bancos y cajas de ahorros, lo que les crea mucha dependencia respecto a estas entidades financieras.