Inmobiliario

Renta Corporación zanja la refinanciación de su deuda

Renta Corporación dio ayer el último paso para cerrar la refinanciación de su deuda bancaria. La inmobiliaria con sede en Barcelona había alcanzado el pasado febrero un acuerdo para modificar los pagos de un crédito sindicado de 500 millones.

El pacto, al que se adhirieron las 17 entidades acreedoras, comportaba la firma de un nuevo crédito sindicado de 254 millones de euros y la venta de activos a la banca, tanto edificios como suelo, por 380 millones de euros. La compañía tenía en el 27 de mayo la fecha límite para cerrar todos los contratos de venta, que se formalizaron entre el martes y ayer. La compañía ha situado su deuda neta en 320 millones. En total, Renta se ha desprendido de 17 inmuebles (13 edificios cuatro solares) en todas las plazas en las que opera (Madrid, Barcelona, Londres, París y Berlín), excepto Nueva York.

Entre las ventas, destaca Tour La Vilette de París, uno de los inmuebles más emblemáticos de la compañía, que ha pasado a manos de Fortis y Eurohypho. Por otro lado, la sede de la inmobiliaria, ubicada en la Vía Augusta de Barcelona, ha sido adquirida por el Institut Catalá de Finances, organismo dependiente de la Generalitat. Para el consejero delegado de Renta Corporación, Juan Velayos, el acuerdo permite a la compañía "despejar las incertidumbres" a las que apuntaba la auditoría de sus cuentas de 2008 si no conseguía vender activos y refinanciar deuda.

El nuevo crédito tiene un periodo de validez siete años, con los dos primeros ejercicios de carencia (2009 y 2010), lo que da a Renta Corporación "margen en un momento en el que no se sabe cómo evolucionará el mercado para volver a beneficios y conseguir el músculo financiero para asumir los compromisos".