Salón inmobiliario

La deducción por vivienda enfrenta a Corredor y Aguirre en la inauguración del SIMA

La ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, escenificaron hoy sus diferencias sobre la conveniencia de mantener o no la deducción por la compra de vivienda habitual entre mutuos llamamientos a la lealtad institucional.

La ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, en la inauguración del SIMA 2009
La ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, en la inauguración del SIMA 2009

Durante la inauguración del Salón Inmobiliario de Madrid (SIMA) 2009, Corredor volvió a insistir en la necesidad de eliminar este incentivo fiscal para las rentas superiores a 24.000 euros, ya que considera que sólo ha servido para "elevar artificialmente el precio de la vivienda".

Por el contrario, Aguirre defendió su mantenimiento porque se trata de un estímulo a la demanda muy necesario para un sector en profunda crisis, motivo por el que la Comunidad de Madrid ha incrementado en un 20 por ciento la desgravación por adquisición de vivienda habitual, decisión que Corredor calificó la pasada semana de tomadura de pelo a los madrileños.

Frente al llamamiento de la ministra para que el sector inmobiliario se sume al nuevo patrón de crecimiento más sostenible que está impulsando el Gobierno, la presidenta madrileña aseguró que el único modelo posible es aquel en el que las administraciones públicas "lejos de invertir directamente, remuevan las barreras con que se encuentra la iniciativa privada", apoyando a los emprendedores y creadores de empleo.

Asimismo, Aguirre se mostró interesada en saber en qué va a consistir el nuevo modelo productivo sostenible propugnado por el Gobierno, ya que dijo conocer únicamente dos modelos económicos, "el soviético y el liberal occidental".

Por su parte, Corredor dijo que las "viejas recetas conservadoras" no han servido para facilitar el acceso a la vivienda de los colectivos más desfavorecidos, razón por la que defendió la lealtad institucional "como única vía posible de relación entre administraciones" e invitó a Aguirre trabajar juntas por un modelo económico más justo.

La presidenta madrileña aceptó la invitación y puso como ejemplo de esa colaboración la firma del convenio para la puesta en marcha en Madrid del Plan Estatal de Vivienda y Rehabilitación (PEVR) 2009-2012, que asigna a la comunidad una inversión estatal de 1.300 millones de euros.

No obstante, Aguirre subrayó que esa colaboración no evitará que la Comunidad de Madrid muestre su oposición a las iniciativas con las que no esté de acuerdo, como ha hecho al plantear un recurso ante el Tribunal Constitucional por la ampliación a 30 años del periodo en el que no se pueden vender una vivienda protegida.