Valor a examen

Telefónica opta por mimar a sus accionistas

La operadora asegura que volverá a mejorar el dividendo en 2010 y anuncia que llevará a la próxima junta la amortización de 141 millones de acciones de su autocartera.

Los mensajes lanzados en los últimos días por un alto directivo de Telefónica y la comunicación enviada por la empresa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) apuntan en una misma dirección: la mejora de la retribución a sus accionistas, tanto por la vía del dividendo como por la amortización de acciones que forman parte de la autocartera. Estos anuncios se producen en una etapa en la que las incertidumbres del sector de telecomunicaciones en Europa y la debilidad del mercado español impiden que la cotización de la compañía despegue. La empresa que preside César Alierta cerró el viernes a 14,93 euros y baja en el año un 2,56%.

Por un lado, el director financiero de la operadora, Santiago Fernández Valbuena, ha manifestado que la compañía elevará el dividendo el próximo año, aunque todavía no se ha precisado en qué cantidad o porcentaje. El que se abona con cargo al ejercicio de 2009 es de 1,15 euros por título lo que equivale a una rentabilidad próxima al 8% por acción.

Y, por otra parte, la dirección propondrá a la junta de accionistas que se celebrará el 23 de junio una reducción del capital de 141 millones de acciones que, a la cotización del viernes, asciende a 2.106 millones de euros y que supone el entorno del 3% de la capitalización bursátil de la empresa.

TELEFÓNICA 3,83 0,38%

La confirmación de que la teleco quiere mantener la confianza de sus accionistas -más de 1,5 millones de forma directa- a través de la remuneración es bien vista por los analistas bursátiles. "No es un giro radical dentro de la política seguida en los últimos años, pero ha querido notificar que no habrá sustos en ese ámbito", señala Alicia Jiménez, directora de análisis de Self Trade Bank.

Pese a estas informaciones, la directiva de Self Trade estima que Telefónica se prepara a conciencia para otro evento. Y se refiere a la cumbre que mantendrá con la comunidad inversora mundial -ya convocada- que se celebrará en octubre en España. El anterior investment day, que tuvo lugar en octubre de 2007, sirvió para desgranar gran parte de la estrategia que todavía está vigente.

Desde JPMorgan se indica que es un grupo atractivo por su rentabilidad por dividendo y por PER (relación entre el precio y el beneficio por acción). Este cociente se eleva a 8,6 veces. El banco añade que Telefónica cuenta con alta capacidad de generación de caja y con un historial de cumplimiento de objetivos.

La subida gradual de la remuneración, que destacan los analistas se confirma en los datos de los últimos seis años: el dividendo ha pasado de los 0,4 euros por acción de 2003 a 1 euro de 2008 y a 1,15 euros de 2009. Asimismo se han llevado cabo sucesivas reducciones del capital por amortizaciones desde junio de 2003. En conjunto desde esa fecha el capital ha disminuido en un 10%.

En esta línea, el equipo de análisis de Cheuvreux incluye a la operadora española en la lista de sus valores favoritos. Y lo hace por sus "sólidos datos fundamentales, su perfil defensivo, y por su política de retribución al accionista".

Pero el objetivo de los directivos no parece que se dirija exclusivamente a contentar a su base accionarial. Quieren, como señalan los analistas, comunicar la idea de fortaleza pese a la crisis. "Los mensajes se centran igualmente en su capacidad para la contención de los costes y en que su diversificación geográfica le permite compensar los malos datos de España", manifiesta Alicia Jiménez. Concluye que ha tenido que enfrentarse a efectos contagio, como el del profit warning de Deutsche Telekom, que presentó pérdidas por 1.124 millones de euros en el primer trimestre del año.

Un argumento utilizado por Fernández Valbuena para dar base a la promesa de elevar nuevamente el dividendo es que el grupo español generará más flujo de caja operativo de lo previsto, más de 60.000 millones entre 2007 y 2010, por su capacidad para adaptarse al entorno. Pero en el mercado se estima que para alcanzar los 2,3 euros de beneficio por acción en 2010 deberá emprender nuevos programas de compra de acciones propias para después amortizarlas.

Compensando otras debilidades

Pese a que la mayor parte de los analistas ha estimado que las cifras de la teleco de los tres primeros meses de 2009 mostraban su capacidad para afrontar la crisis, su cotización sufrió en los días posteriores. La parte positiva apuntaba a que el grupo contrarrestó las malas cifras del mercado español, donde registró una reducción de ingresos del 4%, con la fortaleza proveniente de América Latina.

Si la visión más optimista, la de los expertos que se fijan en el vaso medio lleno, se centraba en las bondades de la diversificación geográfica y en su capacidad para mejorar los márgenes, la más pesimista o conservadora temía porque esta compensación no se pueda mantener en el futuro.

Pero el mensaje del director financiero está surgiendo efecto y la compañía ha subido en la semana un 2,61%. En cualquier caso sigue contando con un comportamiento mejor que el índice del sector de telecomunicaciones del Euro Stoxx, que pierde un 10,6% en 2009.

También sigue contando con el beneplácito de algunos bancos de negocio y sociedades de valores. "Es un valor imprescindible en cualquier cartera", señala el equipo de análisis de JPMorgan. Esta entidad está entre los que consideran que, pese a los problemas del mercado doméstico, se encuentra muy bien colocada por su estructura y que continuará superando a sus homólogos en el ámbito operativo.

De los analistas consultados por Bloomberg, un 66% aconseja comprar; un 16%, mantener, y el 18%, por vender.