Desacuerdo

La OCDE critica la rebaja de calificación de la deuda española

El secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, alabó el viernes el trabajo del Gobierno español en su lucha contra la crisis, con unas medidas que, en su opinión, van en la "dirección correcta", al tiempo que criticó la rebaja que hicieron de España las agencias de calificación, algo que calificó de "insensatez". Gurría ironizó al comentar que los países deberían apoyar a las agencias calificadoras para que "recuperen el prestigio y la credibilidad", para que entonces sí se preocupen por su opinión. Según muchos analistas, buena parte de la responsabilidad de la crisis financiera global se debe a los severos errores de evaluación de riesgos cometidos por esas agencias en los últimos años.

Gurría, que participó en un encuentro organizado por el Foro de la Nueva Economía, añadió que tampoco entendería que rebajaran la calificación de Estados Unidos y de Rusia. El último país amenazado ha sido el Reino Unido, cuya calificación AAA según Standard & Poor's se encuentra bajo vigilancia negativa desde el jueves.

Previsiones y brotes verdes

El líder de la OCDE, organismo asesor de la treintena de economías más avanzadas del planeta, advirtió de que "el apetito por ver retoños brotes verdes no debe impedir ser objetivos en las previsiones".

Con todo, recalcó que los últimos indicadores del organismo invitan a pensar que, en algunos casos, "la velocidad de caída es más lenta, ya no es una caída libre". Así, auguró que a finales de 2009 se podrá observar ya una recuperación, "no con cifras positivas muy claras", aunque sí con un abandono de la contracción de la economía mundial, informa Efe.

Clinton y las renovables en España

El ex presidente de EE UU Bill Clinton ensalzó el liderazgo de España en las energías renovables, que le lleva a estar entre los tres países con mayor desarrollo de energía solar y eólica. Clinton, que pronunció un breve discurso en la Universidad Europea de Madrid, afirmó que la lucha contra el cambio climático será una gran fuente de empleos e inversión en el futuro. El ex líder demócrata afirmó que la crisis global es "el pago a terribles errores cometidos en la última década", como la expansión hipotecaria en EE UU y España.