Banca

JPMorgan y BNY Mellon se apuntan a los brotes verdes

El estado de ánimo de la Bolsa nada tiene que ver con el de las oficinas de desempleo y lo que para algunos es todavía un engañoso espejismo, para otros cobra visos de evidente realidad. JPMorgan y BNY Mellon, dos grandes supervivientes de la banca estadounidense, se apuntan a la oleada de optimismo que se ha desatado en las últimas semanas en el mercado, en que alentadores datos macroeconómicos animan a pensar que lo peor queda atrás.

El rally bursátil no se agota y ayer dio una nueva muestra de resistencia, al tiempo que el mercado consigue sacudirse la amenaza depresión económica. En opinión de BYN Mellon, la depresión podrá evitarse, la crisis financiera seguirá remitiendo y la que es la mayor y más profunda recesión en Estados Unidos desde la Segunda Guerra Mundial finalizará a mediados de este año. Sin embargo, las elevadas tasas de desempleo continuarán siendo una constante durante los próximos años.

JPMorgan reconoce que algunos indicadores macroeconómicos pueden sembrar la duda, como el dato de ventas minoristas de abril conocido la semana pasada, que mostró una inesperada caída. "Pero no es suficiente para desbaratar nuestra visión positiva sobre la renta variable y la deuda. Hay otros datos que nos mantienen en la convicción de que el final de la recesión global está cerca". Para JPMorgan, la deuda es ahora un activo atractivo en el que tomar posiciones y donde el rally se ha asentado en mayor medida que en la renta variable. El banco aprecia además síntomas de indigestión en el mercado primario de deuda, a la vista de las numerosas emisiones realizadas por los gobiernos y por las empresas para obtener financiación y advierte que, en el corto plazo, es probable que se detenga el ajuste en los diferenciales de crédito.

En la renta variable, el optimismo de JPMorgan se centra en los sectores de consumo y tecnología. El banco recuerda que el análisis por sectores de los mayores desplomes bursátiles desde 1974 revela que en los dos meses posteriores al derrumbe, la banca es el sector que mejor se comporta. Y entre los dos y los seis meses que siguen al momento de fondo del mercado, son los sectores de consumo y tecnología los que toman el relevo, "los más atractivos en este momento", según JPMorgan.

Emergentes, muy rentables, pero algo menos prometedores

Los mercados emergentes se llevan la mejor parte de la recuperación de las Bolsas en los dos últimos meses y del regreso del dinero a los activos de riesgo. Sin embargo, también son las economías que afrontan los mayores desafíos, según apunta JPMorgan, como la menor credibilidad de sus bancos centrales. Aun así, el momento actual de mercado sigue favoreciendo a los mercados emergentes frente a los países desarrollados. La firma estadounidense acaba de mejorar a neutral su posición hacia Rusia y a sobreponderar Indonesia, mientras que rebaja China a neutral.