Inmobiliario

Colonial negocia nuevas condiciones de la refinanciación de su deuda

Colonial ha solicitado a la banca acreedora modificar las condiciones del anterior acuerdo de refinanciación. La compañía no ha cumplido con el compromiso de venta de Riofisa y, si las entidades reclaman amortizar la deuda, Colonial tendría que estudiar su entrada en concurso.

Colonial negocia nuevas condiciones de la refinanciación de su deuda
Colonial negocia nuevas condiciones de la refinanciación de su deuda

El grupo Colonial ha iniciado conversaciones con la banca acreedora para suavizar las condiciones pactadas en el anterior acuerdo de refinanciación de su deuda, informan fuentes conocedoras de las negociaciones. De no lograrse un nuevo acuerdo, admiten las mismas fuentes, Colonial afrontará el riesgo de concurso de acreedores. Un portavoz de la inmobiliaria aseguró ayer que "no hay ninguna novedad".

El 14 de septiembre de 2008 la compañía que preside Juan José Brugera alcanzó un acuerdo para la reestructuración de su deuda financiera, cercana a los 7.000 millones de euros, con los bancos coordinadores del préstamo sindicado (Calyon, EuroHypo, Goldman Sachs Internacional y Royal Bank of Scotland). La firma Lazard ha participado en estos procesos de refinanciación como asesor de Colonial.

La banca acordó convertir 6.500 millones de euros de deuda en una financiación a largo plazo con vencimiento a los cinco años. Ese acuerdo contemplaba también una serie de desinversiones: el 33% de la francesa SFL, la venta de su participación en el grupo de construcción FCC y la venta de Riofisa, la división de centros comerciales de Colonial.

COLONIAL 13,17 0,69%

El grupo inmobiliario español se comprometió a constituir las siguientes garantías para lograr esas condiciones de refinanciación: pignoración de las acciones de SFL, FCC y Riofisa y establecimiento de hipoteca sobre activos en España de la compañía por valor de 1.500 millones de euros.

Colonial ha logrado hasta la fecha reducir su deuda en 1.044 millones de euros al vender sus participaciones en FCC y parte de SFL -Colonial todavía es propietaria del 53,4% del capital de la inmobiliaria francesa-. Pero no ha conseguido vender Riofisa. La compañía no ha informado a la CNMV de cuál es el periodo del que disponía para vender la empresa de centros comerciales aunque fuentes del sector consideran que el próximo mes de junio es la fecha límite. El acuerdo de refinanciación con la banca firmado en septiembre de 2008 contemplaba que los préstamos podrían ser considerados vencidos en el caso de que no se cumpliera "la enajenación de la participación financiera mantenida en Riofisa en el corto plazo".

Bajo la presidencia de Luis Portillo, entre 2006 y 2007, Colonial compró Riofisa (2.000 millones de euros), el 15% de FCC (1.530 millones) e incrementó su participación en SFL hasta superar el 80%. El coste de esas operaciones, unido al de la adquisición de Colonial a través de Inmocaral, elevó la deuda del grupo hasta cerca de los 9.000 millones.

El auditor del ejercicio pasado de Colonial, Deloitte, apuntaba en su informe la incertidumbre sobre la "continuidad del negocio debido a que la capacidad de la sociedad para liquidar los pasivos y recuperar íntegramente el valor de los activos, en particular el fondo de comercio y los créditos fiscales activados, por los importes y según la clasificación con la que figuran en las cuentas anuales dependerá del éxito de sus operaciones futuras, de las gestiones de ventas de los activos, así como de las negociaciones con los bancos acreedores".

El pasado mes de marzo la CNMV solicitó a Colonial información adicional sobre su auditoría. En su respuesta el grupo aseguró al regulador del mercado que la no realización de la venta de Riofisa tendría "un efecto limitado sobre el presupuesto de tesorería". Y afirmaba que en cualquier caso "el importe de la deuda financiera neta correspondiente a Riofisa no supone más de un 6,5% de la totalidad de la deuda financiera neta consolidada del grupo".

Inmobiliarias y banca, segundo pulso

Los acuerdos de refinanciación de 2008 de la deuda de las grandes inmobiliarias españolas están siendo revisados. Colonial ha iniciado ya negociaciones para tratar de suavizar las condiciones acordadas en septiembre de 2008 con la banca acreedora.

Metrovacesa ha solicitado a The Royal Bank of Scotland, que lidera un grupo de 40 bancos que gestionan un préstamo de 3.209 millones de euros aportados a Metrovacesa, la modificación de "determinadas condiciones financieras" establecidas en el crédito otorgado "ante la probabilidad de que las mismas pudieran ser incumplidas como consecuencia del deterioro de las condiciones económicas en general y de la situación financiera de la compañía en particular", según comunicación enviada por la compañía a la CNMV.

Reyal Urbis alcanzó también en 2008 un acuerdo de refinanciación de una deuda de 3.000 millones de euros según el cual no debía amortizar el primer pago hasta 2011. Pero debía mantener un ratio de endeudamiento financiero en comparación con el GAV (valor de mercado de sus activos) del 65%. A 31 de diciembre de 2008 ese ratio en Reyal era del 61,5%. La compañía presentó ayer sus resultados trimestrales, pero no aludió en su comunicado en qué porcentaje se sitúa ahora ese ratio.

El peso de la deuda

La deuda total de Colonial ascendía, a 31 de diciembre de 2008, a 7.166 millones. La compañía acordó, el pasado 14 de diciembre, con la banca acreedora convertir 6.500 millones de deuda en financiación a largo plazo con vencimiento a los cinco años.