Sector del automóvil

Madrid rechaza las ayudas al motor del Gobierno, pero bajará el impuesto de matriculación

La Comunidad de Madrid no se sumará al plan de ayudas a la compra de vehículos anunciado por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en el Debate sobre el estado de la Nación, pero mantendrá su rebaja del 20% en el impuesto de matriculación. Cataluña tampoco se sumará.

Así lo ha adelantado el consejero de Economía y Hacienda, Antonio Beteta, a los periodistas durante un receso del encuentro que ha reunido hoy en el Ministerio de Industria a su titular, Miguel Sebastián, y los responsables del área autonómicos, en el que ha informado detalladamente del plan de ayudas.

El titular madrileño de Economía ha expresado su malestar porque el plan se haya propuesto sin antes haberlo negociado con las comunidades autónomas, que tienen que aportar 500 de los 2.000 euros de la subvención que prevé el plan del Ejecutivo.

Un plan que, a su juicio, es "de una eficacia muy limitada" porque sólo afecta al 30% de los vehículos, mientras que el 70% restante no va a ser "susceptible" de ser favorecido por estas ayudas.

Beteta ha hecho hincapié en que la Comunidad de Madrid mantendrá la bonificación del 20% en el impuesto de matriculación que anunció la presidenta del Ejecutivo regional el pasado 29 de abril en la Asamblea madrileña.

Ha recordado, en este sentido, que el coste que tiene esta bonificación para la Comunidad de Madrid es "superior" al plan del Gobierno central, ya que van a ser mayor el número de coches que se beneficien de la subvención madrileña.

Previamente, el ministro de Industria ha avanzado que el Gobierno y las marcas automovilísticas adelantarán desde el próximo lunes, 18 de mayo, 1.500 euros en ayudas directas para la compra de automóviles.

Una cifra que podría incrementarse en 500 euros más en caso de las comunidades que se sumen a esta iniciativa.

En opinión de Beteta, este plan "atenta" contra el sistema de financiación autonómica porque el coste de la subvención se paga este año y el IVA se recuperará dentro de dos, lo cual supone mayor déficit para las comunidades.

No se trata, ha insistido, de un problema "financiero" sino "filosófico", por lo que el Ejecutivo regional va a mantener sus ayudas para impulsar el sector de la automoción ya que, ha opinado, en una situación de crisis económica hay que bajar los impuestos.

Ha explicado que ha ofrecido al ministro su "mano tendida" para un acuerdo por la competitividad de la industria automovilística y para descender los impuestos a la automoción ya que, a su juicio, están pagando "muchos".

Madrid, por lo tanto, "tendrá su propia ayuda" y con efecto retroactivo desde el anuncio de la presidenta madrileña.

Cataluña, tampoco se sumará al plan

El conseller de Innovación, Universidades y Empresa, Josep Huguet, ha acusado hoy al Gobierno de "moroso" y ha asegurado que la Generalitat no complementará las ayudas a la compra de automóviles impulsadas por el Ejecutivo central hasta que Cataluña disponga de una financiación justa.

En una rueda de prensa en Barcelona, Huguet ha criticado duramente la "forma" en que el Gobierno central ha anunciado estos incentivos, sin consultarlo previamente con las comunidades autónomas, pese a que son las que tendrían que aportar una cuarta parte de los 2.000 euros de ayudas directas a los compradores.

"Una vez más, el Estado ha actuado desde una concepción centralista. Primero deciden y luego, comunican. Habría que considerar si cambiando los presidentes de las comunidades por gobernadores civiles acabaríamos más rápido", ha manifestado Huguet.

El conseller no ha acudido esta mañana a la reunión que el Ministerio de Industria ha convocado en Madrid para analizar con los gobiernos autonómicos estas ayudas.

En su lugar ha asistido el subdirector de Pequeña y Mediana Empresa del departamento, Albert Roca, al tratarse, según Huguet, de una reunión "meramente informativa, no deliberativa".