Economía

Constructoras e ingenierías diseñan un nuevo plan de infraestructuras

Vías de alta capacidad, instalaciones portuarias, ampliación de autopistas de peaje existentes o corredores ferroviarios para mercancías serán algunos de los proyectos que incluirá la nueva propuesta de plan de infraestructuras que están elaborando conjuntamente las patronales de la construcción y las ingenierías. La propuesta se la harán llegar a Fomento y Hacienda a través de CEOE.

España ha sido siempre reconocida a nivel internacional como una excelente gestora de los fondos europeos. Cada 100 euros que recibía para construir una carretera se sabía en detalle cómo eran gastados y qué vía era la que financiaban", explica José Luis González Vallvé, presidente de la Asociación de Empresas de Ingeniería, Consultoría y Servicios Tecnológicos, Tecniberia. El problema es que ahora se ha frenado el flujo de fondos comunitarios, los recursos presupuestarios son escasos y, sin embargo, España continúa teniendo que hacer frente a sus necesidades en materia de infraestructuras.

Con esta premisa sobre la mesa se reunió hace unos días la Comisión de Infraestructuras de la patronal CEOE. En dicho encuentro se decidió impulsar la elaboración de lo que podría ser definido como un plan de infraestructuras complementario al PEIT en curso, que además podría incluir proyectos en materia de agua, energía y telecomunicaciones y abordaría el debate de cómo financiar cada obra. "Puesto que el proceso de maduración de una infraestructura dura entre cinco y ocho años, no debemos dejar de planificar qué obras es conveniente poner en marcha a medio plazo y con qué dinero contamos para desarrollarlas", asegura el presidente de la Confederación Nacional de la Construcción (CNC), Juan Lazcano.

Una de las novedades de esta iniciativa es que, a diferencia de lo ocurrido en el pasado, prevé contar con las aportaciones que realicen todas las patronales de la construcción y con las ingenierías y que sea la CEOE quien le haga llegar la propuesta a los Ministerios de Fomento y Economía y Hacienda. "Estamos pensando en la construcción de hospitales, colegios o cárceles, pero también en infraestructuras de transporte como corredores ferroviarios para mercancías, trenes ligeros, plataformas de transporte público, la ampliación de autopistas de peaje y la mejora de los puertos, si queremos potenciar las autopistas del mar", añade la CNC, organización que engloba a las principales patronales de la construcción.

Seopan ya elaboró recientemente una propuesta por la que ofrecía construir y financiar 250.000 pisos de alquiler barato en suelos cedidos gratuitamente por los ayuntamientos y edificar 30 nuevos hospitales y 20 prisiones. El proyecto está valorado en 17.500 millones, que asumiría el sector privado.

El trabajo que se quiere realizar desde CEOE pretende, además, analizar qué obras se podrían financiar con mecanismos extrapresupuestarios como el método alemán o pago aplazado, el peaje en sombra y el régimen concesional.

Desde las empresas advierten que un país como España con recursos limitados "no puede permitirse tener dos vías de alta capacidad con igual rendimiento", señalan en una concesionaria de una autopista de peaje. Precisamente el trabajo de las ingenierías consistirá en diseñar qué infraestructuras son las más eficientes y constituyen gasto productivo de verdad. "Habrá conexiones entre dos ciudades que si tienen aeropuertos y buenos enlaces por carretera, no requerirán también alta velocidad ferroviaria", explican en Tecniberia.

El sector urge cambios legales en el método alemán

Una de las fórmulas de financiación de obra pública que más suspicacias provocó cuando se inició su aplicación fue el llamado método alemán o sistema de pago aplazado de los proyectos. Con este mecanismo la administración licitante puede prorrogar el pago de una obra más allá de los límites que establece la ley general presupuestaria (normalmente tres o cuatro años).

Los críticos con esta iniciativa advirtieron que un mal uso de esta herramienta podía comprometer los presupuestos del futuro, por lo que los entonces responsables de Hacienda (con los gobiernos del PP) impusieron unos férreos controles para evitar efectos perniciosos. Entre las limitaciones que se establecieron, destaca el hecho de que nunca se agotó el plazo de 10 años que permitía el método alemán y tampoco se anualizó un pago equivalente a más del 30% del total del presupuesto de la obra. Esto, combinado con la prohibición de licitar bajo esta fórmula en determinados ejercicios, ha propiciado que los pagos pendientes sean absolutamente asumibles (ver gráfico superior). Por esta razón, el presidente de Seopan y ex responsable de la Oficina Presupuestaria de Presidencia del Gobierno, David Taguas, reclama una revisión del reglamento del método alemán para que se flexibilicen estos controles y las administraciones puedan licitar más obras mediante este mecanismo. Esta reivindicación es compartida por la Confederación Nacional de la Construcción, que exige que no se trasladen al capital privado riesgos innecesarios como es el coste de las expropiaciones en la explotación de una autopista de peaje, ya que eso puede provocar que las empresas abandonen estos proyectos.

La cifra

10.000 millones de euros es la inversión adicional que debería realizar Fomento este año, según el sector.