Boletín del Banco de España

El PIB se contrajo un 2,9% en el primer trimestre, la mayor caída desde 1970

La economía española se contrajo un 2,9% en tasa interanual en el primer trimestre del año y un 1,8% en tasa intertrimestral, debido, sobre todo, a la "pronunciada reducción" de la demanda nacional, según las últimas previsiones realizadas por el Banco de España y recogidas en su boletín económico correspondiente al mes de abril.

De confirmarse estos datos, se trataría de la mayor contracción intertrimestral de la economía desde 1970 y la más elevada en términos interanuales desde 1970, según la información histórica del INE.

El organismo supervisor, que calcula que el empleo se redujo un 6% en el último año, advierte de que la recesión española se sigue agravando en un contexto de caída mundial de la actividad y en el que persisten los problemas financieros, a lo que hay que unir el empeoramiento del comercio internacional.

Riesgos de deflación "remotos"

También subraya que datos positivos como la caída de la inflación o de los tipos de interés tardarán varios trimestres en trasladarse a la renta disponible de los hogares españoles, que siguen gastando menos ante la elevada incertidumbre.

Los riesgos de deflación en España son "remotos", según el Banco de España, que recuerda que actualmente, y por primera vez, España tiene un diferencial de precios negativo con la zona del euro, lo que supone una ventaja que, si se mantiene, favorecerá el dinamismo de las exportaciones y la recuperación de la economía española con un patrón más sostenible.

Tensión financiera "elevada"

El Banco de España explica que en el comienzo de este año el deterioro de la economía española se ha intensificado en un entorno internacional "severamente recesivo" y en el que el grado de tensión financiera se ha mantenido en niveles "elevados".

Así, aunque reconoce que hay una "cierta mejoría" en los mercados financieros, que alcanzaron su "máxima" inestabilidad de los últimos meses de 2008, señala que las condiciones de crédito han continuado siendo restrictivas y este problema se ha seguido trasladando a la actividad.

La economía se sigue contrayendo debido sobre todo a la debilidad interna -consumo e inversión-, que cayó en un año el 4,9%, dos puntos más que en el trimestre anterior.

Mientras, la aportación del sector exterior, aunque ha seguido siendo positiva - 2,2 puntos -, se ha reducido, debido a la fuerte contracción que está experimentando el comercio mundial.

El desplome del comercio internacional ha afectado a las exportaciones españolas, que sólo en los dos primeros meses del año cayeron el 22,1%, mientras que la debilidad de la demanda interna hizo que siguieran cayendo las compras al exterior, un 25,1% entre enero y febrero, recuerda el Banco de España.

El paro, responsable del menor consumo

El deterioro del empleo es, para el Banco de España, la principal causa de que se siga reduciendo el consumo de los hogares -un 3,3% interanual- y también la elevada incertidumbre ante el futuro de la economía.

Una caída que no han podido mitigar aún ni los tipos de interés más bajos ni la caída de los precios de consumo, que no tendrán efecto en la renta disponible de las familias hasta dentro de unos trimestres, señala el boletín.

El único dato positivo que surge del retraimiento en el consumo es que la tasa de ahorro de los hogares se está recuperando con mucha rapidez, y estaba ya en el 13% de la renta disponible a finales del año pasado.

El otro componente de la demanda interna que sigue empeorando es la inversión. Así, la inversión destinada a bienes de equipo continuó cayendo por la falta de confianza de la industria y ante la menor cartera de pedidos, a lo que se une la caída de la demanda, tanto nacional como exterior, y las mayores dificultades de financiación.

Se "agudiza" el ajuste de la construcción

La inversión en construcción también ha seguido cayendo y el ajuste de la actividad en este sector se habría "agudizado" en el primer trimestre según el Banco de España, que basa esta afirmación en la reducción de las viviendas iniciadas o en la caída de la compraventa.

Además, advierte de que la demanda de vivienda se está viendo "desanimada" por el endurecimiento de las condiciones financieras, la caída de precios y las peores perspectivas de aumento de renta de las familias.

También la actividad de los distintos sectores registró en el primer trimestre una notable reducción, del 2,3% con respecto a los últimos tres meses de 2008.

El Banco de España advierte de que sigue cayendo la actividad en la industria y en la construcción, pero además señala que también se están viendo afectados los servicios, sobre todo los de mercado, mientras que el turismo sigue deteriorándose con respecto a 2008.