Comunicado

El Banco Mundial y el FMI alertan de la crudeza de la crisis en los países en vías de desarrollo

El Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) reconocieron este domingo que la crudeza de la crisis financiera en los países en vías de desarrollo ha adquirido proporciones de "calamidad humana" con más de 50 millones de personas arrastradas a la pobreza extrema y la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio "en peligro".

"La economía mundial se ha deteriorado notablemente y los países en desarrollo afrontan consecuencias especialmente graves a medida que la crisis financiera y económica se transforma en una calamidad humana y para el desarrollo", afirmó en un comunicado el Comité para el Desarrollo, el órgano de gobierno de ambos organismos multilaterales.

Con este comunicado se pone fin a una nueva asamblea de primavera del FMI y el Banco Mundial que ha estado directamente marcada por la crisis financiera internacional, y en la que se han vuelto ver las diferencias entre los países avanzados y los que están en vías de desarrollo a la hora de proponer respuestas.

Mayor presentación

"Debemos atenuar las repercusiones de la crisis en los países en desarrollo y facilitar su contribución a la recuperación mundial", asegura el comité, que se compromete a "acelerar" las negociaciones para asegurar una mayor representación y participación de los países en desarrollo "y alcanzar un acuerdo para la próxima asamblea de 2010".

Sobre este punto -una de las demandas recurrentes de los países en vías de desarrollo en este tipo de citas-, el órgano de gobierno del FMI y el BM pidió que el proceso sea "transparente", "consultivo" e "incluyente" en el que participen todos los accionistas del banco, e indicó que se volverá a tratar en la reunión anual de otoño en Estambul.

El Comité de Desarrollo subrayó que el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional se complementan para ayudar a los países en vías de desarrollo a responder a la crisis, facilitando la adopción de medidas anticíclicas y ayudando a cubrir el enorme déficit de financiación, entre otros aspectos.