Energía

La central de Almaraz tendrá sede fiscal en Extremadura

La Junta de Extremadura ha anunciado que ha conseguido una de sus viejas reivindicaciones: que la central nuclear de Almaraz cambie su domicilio social a esta comunidad, con lo que pagaría sus impuestos en ella. La planta de Almaraz, que incluye dos reactores de unos 1.000 MW cada uno, era la única instalación de este tipo que no tenía la sede fiscal en el territorio donde está ubicada, según fuentes de las empresas propietarias. En este caso, se calcula que Extremadura recaudará unos 600 millones por impuestos.

Almaraz es propiedad de Iberdrola, en un 53%; Endesa, el 36% y Fenosa, un 11%. Estas plantas están generalmente gestionadas por agrupaciones de interés económico, que son las que la gestionan y, al ser propiedad indirecta de las eléctricas, tiene sus sedes al margen de las de éstas. Almaraz sufrió una parada no programada el domingo pasado y otra nuclear, la de Santa María de Garoña, registró una más el jueves, según informó el Consejo de Seguridad Nuclear.