Gobierno Vasco

Patxi López quiere recuperar el consenso político contra ETA

Los máximos dirigentes del PSE y del PP vasco, Patxi López y Antonio Basagoiti, se reunieron el miércoles por la mañana en la sede socialista en Bilbao, tres semanas después de que ambas formaciones rubricaran el acuerdo que permitirá la investidura de un lehendakari socialista por primera vez en la historia del País Vasco.

Tras el encuentro, el futuro lehendakari avanzó que la prioridad de su Gobierno será la crisis económica y la lucha antiterrorista y anunció su intención de trabajar para recuperar el consenso parlamentario y diseñar una estrategia que permita poner fin a la violencia de ETA.

López y Basagoiti se reunieron durante una hora en el despacho del primero en la sede del Partido Socialista de Euskadi y después comparecieron ante los medios de comunicación por separado.

López dijo que el Partido Popular será un "socio preferente" en esta legislatura, pero pidió a todos los partidos parlamentarios que contribuyan a sus políticas prioritarias y dirigió especialmente su "oferta de consenso" al Partido Nacionalista Vasco, que abandona el poder tras 30 años.

"Mi Gobierno sabrá estar a la altura de las circunstancias, pero es muy deseable que el PNV contribuya al logro de los grandes consensos que necesita la sociedad vasca", explicó.

El futuro lehendakari socialista, que será investido previsiblemente el próximo 5 de mayo, propondrá "una unidad en lo básico de todas las fuerzas políticas para combatir al terrorismo".

Aseguró que desde el principio se iba a empeñar "una y otra vez en alcanzar un compromiso democrático contra el terrorismo que podamos compartir e impulsar todas las fuerzas políticas con representación parlamentaria y en el que los ciudadanos y ciudadanas puedan verse colectivamente reflejados y amparados".

López se negó a avanzar los nombres de quienes configurarán el nuevo Ejecutivo y pidió "paciencia y responsabilidad" a los medios de comunicación "para no comprometer a nadie" en un momento que "no es fácil" porque "hay una amenaza directa de ETA al futuro Gobierno".

Todos sabemos, dijo, lo que significa" que aparezcan en los medios de comunicación nombres de los "que puedan ser o no ser consejeros".

Frente a la crisis económica, López explicó que propondrá a los sindicatos y a las organizaciones empresariales "un compromiso de dialogo social" que permita impulsar la economía "para modernizar el mercado de trabajo, para asegurar la igualdad salarial entre hombres y mujeres, para combatir la siniestralidad y para asegurar nuestro sistema de protección social".

El presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti, calificó la reunión de "cordial y fructífera" y explicó que el pacto firmado con los socialistas supone iniciar "el camino de las libertades".

"Ese camino le toca recorrerlo a Patxi López con su equipo con su Gobierno o como él lo decida, y ese camino tiene que ir a ese punto, al punto de defender las libertades, y al punto de solucionar los problemas económicos, y en ese camino, el PP le aporta la estabilidad suficiente para que pueda hacer frente a los problemas".

Basagoiti aseguró estabilidad política al Gobierno socialista siempre que el PSE "siga el GPS pactado", y auguró un cambio imparable incluso a pesar de la amenaza de ETA.

"Nadie va a parar este cambio, y mucho menos una banda terrorista que amenaza a la gente, y que amenaza a gobiernos y que amenaza a futuros lehendakaris", indicó.

Basagoiti además dijo que ETA "podrá apuntar, podrá hacer pasar mucho dolor" pero que lo único que verá va a ser "además de las detenciones", una política que luchará contra su violencia en todos los ámbitos, el económico, social, el mediático y cultural.