Bebidas

Pepsi paga 4.649 millones para lograr el 100% de sus embotelladoras en EE UU

Pepsico pagará 4.649 millones de euros por el 100% de sus principales embotelladoras en EE UU. La operación supone un cambio estratégico en la multinacional, que tomará el control total de su producción.

El fabricante de bebidas Pepsico quiere tener toda la cadena de producción y distribución de su negocio bajo control directo. La multinacional estadounidense va a gastar 6.000 millones de dólares (4.649 millones de euros) en la compra de las acciones que aún no controla de sus dos principales embotelladoras estadounidenses.

Gracias a esta medida, el fabricante de refrescos tendrá el control del 80% de su negocio en Estados Unidos. Un país que pese a ser su principal mercado, atraviesa en los últimos años un continuo declive. Este descenso se debe tanto a la caída de ventas y rentabilidad, como al aumento de costes y al desplazamiento del consumo hacia bebidas sin gas. Gracias a la compra de las embotelladoras Pepsi Bottling Group y PepsiAmericas (de las que ahora posee el 33% y el 43% del capital respectivamente) Pepsico elevará sus ingresos antes de impuestos en unos 200 millones de dólares, aproximadamente.

Hasta ahora, la multinacional se había decantado por mantener separadas la fabricación y el embotellado de sus marcas, segregando las dos líneas de negocio en compañías cotizadas independientes. Una estrategia que también ha seguido su principal competidora, Coca-Cola, aunque en los últimos años también ha tomado el control de la última fase de la producción.

PEPSICO, INC. 132,49 -0,17%

Nuevo modelo de negocio

En concreto, las dos multinacionales venden a las embotelladoras el concentrado y el sirope de sus bebidas y éstas añaden agua, entre otros ingredientes, y embotellan el producto. Pepsico considera que la compra de ambas filiales le permitirá acortar los plazos de producción y continuar con su recorte de gastos. De hecho, tiene en marcha una reestructuración que incluye el despido de 3.500 trabajadores con el objetivo de ahorrar 1.200 millones de dólares en tres años.

'Con la reorganización de nuestro modelo de negocio podemos mejorar significativamente nuestra competitividad y nuestras perspectivas de crecimiento', justificaba ayer la consejera delegada de Pepsico. La multinacional ofrece una prima del 17% para hacerse con la propiedad total de sus filiales. 'Para nosotros está muy claro que teníamos que reorganizar nuestra actividad en Estados Unidos', señalaba Nooyi en una conferencia con analistas. 'Hoy tenemos un mercado más maduro y tenemos que ser más ágiles, por el creciente papel de las bebidas no carbonatadas y la consolidación de las cadenas de distribución', asumía.

El anuncio de la compra de sus filiales se produjo el mismo día en el que Pepsico anunciaba sus resultados en el primer trimestre de su ejercicio fiscal. Un periodo que cerró con una caída de su beneficio del 1,1%, hasta 1.135 millones de dólares. También descendió su facturación, un 0,8%, situándola en 8.263 millones de dólares.