Informática

HP lanza una infraestructurade centros de datos a medida

HP parece dispuesta a hacer frente a la nueva competencia de empresas como Cisco Systems en el mundo de los servidores y centros de datos, además de a rivales clásicos como IBM.

En unas jornadas de trabajo con clientes de toda Europa, que el grupo celebra entre ayer y hoy en Berlín, la compañía presentó su nueva infraestructura de centros de datos, bautizada como HP BladeSystem Matrix. 'Es la primera equipación de estas características del mundo que se diseña expresamente para el cliente y se entrega para su uso como si fuera un proyecto llave en mano a medida', explicaron fuentes de la firma.

Paul Miller, vicepresidente de marketing del área de Empresas, Almacenamiento y Servidores de HP, afirmó que el tiempo de entrada en funcionamiento de esta infraestructura es de 108 minutos, mientras que las tecnologías antecesoras tardaban 33 días. El directivo dijo que con Matrix cambia la 'economía de los centros de datos y de las propias tecnologías de la información'.

HEWLETT-PACKARD 21,64 0,28%

Según el ejecutivo, Matrix puede alcanzar una reducción de los costes de software y hardware de servidores de hasta el 45% con respecto a tecnologías precedentes. En su ofensiva en este negocio, presentó un 'ecosistema' para el diseño, implantación y optimización de estas infraestructuras llamado Matrix Orchestration Environment.

Reducción de costes

Además, HP también lanzó varias herramientas de almacenamiento, entre las que figura la solución MDS 600, que facilita una reducción de costes de hasta el 70% en la gestión de sus datos.

Con respecto a la entrada de Cisco en este negocio, Francesco Serafini, vicepresidente de HP para Europa, África y Oriente Medio, recordó que su empresa mantiene una posición muy fuerte que se ha ido consolidando en los últimos años.

En un encuentro con CincoDías, el directivo dijo que HP tiene 'un negocio muy integrado con una oferta muy amplia para los clientes'. En relación a la situación de la economía, Serafini se mostró cauto, advirtiendo que 'estará bajo presión a medio plazo'. El ejecutivo reconoció que en Europa no se notarán señales de recuperación hasta 2010.