Crisis

EE UU dispone aún de 100.000 millones de dólares para socorrer al sistema financiero

El Gobierno de Estados Unidos dispone todavía de 109.600 millones de dólares de los 700.000 millones aprobados en octubre por el Congreso para socorrer al sistema financiero, informó hoy el Departamento del Tesoro.

Cuando el presidente Barack Obama inició su gestión el 20 de enero "el Tesoro ya había comprometido más de la mitad de los fondos asignados", informó el secretario del Tesoro, Timothy Geithner.

El titular del departamento rindió cuentas de los fondos en una carta enviada a Elizabeth Warren, jefe de un comité de supervisión designado por el Congreso para vigilar el uso de los recursos solicitados por el Gobierno que encabezaba George W. Bush.

"El Tesoro calcula que el uso total de los programas anunciados bajo la administración anterior será de 355.400 millones de dólares", indicó Geithner.

Esto incluye 117.400 millones de dólares en "socorro excepcional" comprometido para la firma aseguradora American International Group (AIG), Bank of America, Chrysler y General Motors, 218.000 millones que se desembolsarán bajo un programa de "compra de capital", y otros 20.000 millones para el propósito original de todo el paquete, que era la adquisición de activos depreciados.

El Gobierno de Bush obtuvo los recursos del Congreso con una propuesta enfocada, inicialmente, en librar a los bancos e instituciones financieras de los activos depreciados a partir del derrumbe de las hipotecas de alto riesgo.

Una vez aprobados los fondos dedicó porciones sustanciales para la capitalización de instituciones financieras y la intervención en AIG, y luego en préstamos para General Motors y Chrysler.

Devoluciones

El Gobierno de Obama espera que lo que resta de esos fondos se aumentarán antes de fin de año en unos 25.000 millones de dólares a medida que algunos bancos devuelvan el dinero que recibieron. Eso llevaría el saldo a 134.600 millones de dólares.

En una entrevista que publica hoy el diario The Wall Street Journal, Geithner dijo que el Gobierno está dispuesto a aceptar la devolución de los recursos dados como socorro pero "su situación financiera no será el único criterio para que se les permita el reembolso".

En semanas recientes numerosos bancos, entre ellos Goldman Sachs y J.P. Morgan han indicado que quieren devolver cuanto antes el sustento financiero que recibieron del Gobierno.

La ayuda federal incluyó condiciones para las operaciones de los bancos que muchos de ellos prefieren evitar.

"Queremos asegurarnos de que el sistema financiero no sólo sea estable sino que no induzca a una contracción mayor de la actividad económica", dijo Geithner al diario.