Intención

Trichet insinúa que el BCE podría comprar deuda a bancos privados

El presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, centró el viernes en los bancos las posibles medidas 'no convencionales' que pueda adoptar la entidad en su reunión del próximo 7 de mayo. En el anterior encuentro mensual, hace dos semanas, Trichet sugirió que en el siguiente se presentarían medidas 'no convencionales' de política monetaria, aunque entonces se negó a avanzar en qué consistirían. En un discurso pronunciado en Tokio siguió sin dar detalles, aunque afirmó que los bancos estarían en el foco de cualquier medida adicional que no tenga que ver con los tipos de interés. Los bancos centrales de Estados Unidos, Reino Unido y Japón ya han aprobado compra de deuda bancaria y gubernamental.

En cuanto al precio del dinero, situado en el 1,25%, Trichet reiteró que ese nivel, mínimo en Europa desde la Segunda Guerra Mundial, no tiene por qué ser su suelo. En un almuerzo con representantes de la banca y el Gobierno nipón, el banquero francés afirmó que la decisión sobre los tipos de interés se tomará teniendo en cuenta 'el medio plazo' y que no se deben enviar mensajes que 'alienten expectativas'.

Un año muy difícil

Por otra parte, Trichet afirmó que la recuperación económica comenzará a verse a partir de 2010 siempre que se consiga recuperar la confianza, aunque advirtió que el ejercicio en curso 'será muy difícil'. El responsable monetario recordó que aún existen desequilibrios y que hay que estar preparados para las correcciones consecuentes. Asimismo, se mostró de acuerdo con la política del Gobierno del estadounidense Barack Obama y la Reserva Federal para mantener un dólar fuerte.

Trichet indicó que existen tres factores claves que llevaron a la crisis crediticia: esquemas de compensaciones que fomentaban los beneficios a corto plazo, la estructura de las compañías de valores y los desequilibrios macroeconómicos a nivel internacional que llevaron a una escasez de ahorro en algunas economías.