Secretos de despacho

Frescor en Husqvarna Consumer

Manuel Castro dirige la empresa de material de jardinería con vistas al césped.

No le gusta pasar tiempo en su despacho, prefiere reunirse en una sala donde guardan todo el repertorio de productos de riego, segadoras y máquinas eléctricas para el jardín. No en vano, Manuel Castro, granadino, de 44 años, es el director general de Husqvarna Consumer España, que aglutina una serie de marcas como Gardena, Flymo, McCulloch y Partner, y está dedicada a la fabricación de maquinaria para el sector forestal, jardinería y construcción. Es una apasionado del sector y le pide sobre todo a su equipo de profesionales que vivan con igual apasionamiento su cometido en la empresa. 'Somos un grupo de gente muy joven y me gusta que se mantenga ese espíritu inconformista e innovador que tiene la juventud'. A pesar de ello, asegura que la compañía tiene unos cimientos firmes, ya que originariamente fue fundada en 1763 por un fabricante sueco de arpones para la armada de este país, que a la vez se convirtió en productor de máquinas forestales. 'Ahora estamos aprovechando que somos líderes en el sector para introducirnos en el mercado del pequeño y mediano consumidor'.

Castro trabaja en el grupo desde 2002, 'cuando era una empresa familiar y se veía un liderazgo fuerte en Centroeuropa porque en los países mediterráneos la notoriedad no era tan acusada ya que había una carencia comercial'. Asegura que la entrada de un grupo de capital riesgo en la compañía cambió las reglas, 'ya entraron otros factores en juego, porque la empresa ya no estaba liderada por los propietarios. Se perdió la faceta de conocimiento de los dueños y conocer los planes a medio y largo plazo', afirma. Tras la salida del fondo de inversión y recuperada estructura de propiedad familiar, 'ahora estamos en una etapa brillante porque hemos completado, con la adquisición de la marca Gardena en 2007, nuestro abanico de productos y reforzado el mercado europeo, consolidando una oferta diferenciada y de calidad para atender las demandas de todos los usuarios y aficionados al jardín'.

El objetivo para 2009 es precisamente reforzar en España su posición como compañía multimarca de gran consumo. Y si algo valora este profesional es la capacidad de adaptación a todas las situaciones. 'Llevo 14 años trabajando en empresas alemanas del sector del bricolaje y jardinería, donde hay que tener en cuenta la estacionalidad y la climatología que afecta a nuestro negocio', afirma.

Es graduado social por la Escuela Social de Madrid y desde 1988 hasta la actualidad, y coincidiendo con la llegada a España de los principales actores de la distribución del sector, ha desempeñado puestos de responsabilidad en la negociación de la gran distribución en empresas como Alcampo, Leroy Merlin, Sommer-Allibert, Wolfcraft y Gardena. Además, es vicepresidente de la Asociación Española de Fabricantes de Productos de Bricolaje y Ferretería (Afeb), donde es responsable del comité de relaciones con la distribución desde hace cinco años. También es miembro del Comité de Bricolaje y Ferretería de Aecoc (Asociación Española de Codificación Comercial).

No le tiene miedo a la crisis, aunque cree que difícilmente podrán mantener los 12 millones de euros de facturación, y están preparados para afrontar los meses venideros. 'Para hacerle frente hay que innovar, aguzar el ingenio y sobre todo es importante que la crisis no afecte en el ánimo de la gente para que el consumo no se retraiga'. Considera que su estilo de gestión obedece al de un directivo que delega competencias y responsabilidades, pero exige resultados y compromiso. 'Valoro muchísimo, y me esfuerzo en ello, que la comunicación fluya por toda la organización, comparto decisiones y pido al equipo que me ayude a tomarlas'. Sobre la expansión de la compañía, asegura que en 2010 tienen previsto adquirir cuatro marcas más relacionadas con el negocio. Y el objetivo en España será potenciar las ventas en la zona del mediterráneo y echar raíces en otros lugares.

Entrenador de rugby

Pasa en la oficina, ubicada en una selecta urbanización de la zona norte de Madrid, el 50% de su jornada laboral. El resto asegura que lo invierte en visitar a clientes o en la casa matriz, 'poniéndome al día de todas las novedades sobre proyectos'. Al trabajo le dedica una media de diez horas al día. Manuel Castro ocupa un amplio despacho con ventanales orientados a un pequeño jardín, que la empresa se encarga de cuidar.

Sobre la mesa no hay papeles. 'Soy ordenado, todos los días cuando me voy a casa dejo todo en su sitio. No concibo tener papeles almacenados ni el desorden, aunque a mi equipo le permito que sea desordenado'. De la pared de su despacho cuelga un enorme mapa de España y Portugal, repleto de chinchetas de colores donde están ubicados sus actuales y futuros puntos de venta. 'Me gusta tener claro dónde está el negocio y el equipo, es lo prioritario'. Al lado del mapa, hay una camiseta de rugby donde aparece Gardena, ya que son patrocinadores del equipo. 'Desde joven juego a este deporte y ahora, además, entreno a niños'.

Curiosamente, en la oficina no hay plantas, tan sólo como detalle representativo, sobre la mesa de todos los empleados, hay unas vistosas flores de color naranja realizadas en papel.