Telecomunicaciones

Nokia se dispara en Bolsa por su confianza en el futuro, pese a ganar un 90% menos

Nokia ha sido siempre el espejo en el que se miran los fabricantes de equipos de telecomunicaciones y funciona como un indicador para el mercado y los analistas. No en vano es el líder mundial del móvil, el que vende más de uno de cada tres teléfonos que hay en el globo. Ayer volvió a demostrar su capacidad de liderazgo. La compañía anunció un beneficio neto de 122 millones en el primer trimestre, un 90% menos. Las ventas se derrumbaron también, un 26,7%. En términos absolutos, los resultados no pueden calificarse de buenos y menos teniendo en cuenta que los analistas esperaban que fueran mejores.

La reacción del mercado, sin embargo, fue un impulso al alza de la cotización del 9,4%. ¿Por qué? Pues porque Nokia reafirmó su previsión de márgenes para este año, cuando la apuesta generalizada es que iba a ser incapaz de mantenerla.

También se interpretó de forma positiva el hecho de que, según Nokia, en el primer trimestre se ha vendido un 14% menos de teléfonos móviles. Pese a ello, su previsión sigue siendo que la caída este año sea del 10%, lo que implica una mejora para los meses que todavía faltan por transcurrir. A la vez, la compañía finlandesa ha asegurado que ha mejorado la visibilidad, lo que transmite una idea de estabilidad.