Internet

El auditor se niega a firmar las cuentas de Tiscali por las dudas sobre su viabilidad

El futuro de Tiscali se oscurece cada día que pasa. La compañía italiana de internet lleva tiempo con el cartel de se vende puesto sin que hayan aparecido compradores interesados y con el tiempo corriendo en su contra.

A los problemas financieros que arrastra la compañía, y que son los que ahuyentan a los compradores, se unió ayer el juicio del auditor. Ernst & Young se ha negado a expresar una opinión sobre las cuentas de Tiscali en 2008 puesto que tiene dudas de que el negocio de la compañía pueda continuar a no ser que firme un acuerdo para renegociar su deuda, explica la operadora de internet en un comunicado a la Bolsa, informa Bloomberg.

Tiscali se ha apresurado a cuestionar la actitud de Ernst & Young. Los bancos acreedores 'se han declarado dispuestos, en una carta compartida con el auditor, a extender el plazo hasta el 31 de diciembre de 2009', explica la empresa en un comunicado. 'Y ese periodo es compatible con el horizonte de continuidad de negocio que debe observar un proceso de auditoría', añade.

Lo cierto es que Tiscali suspendió en marzo el pago de su deuda a largo plazo con los bancos, así que ahora los analistas creen que el futuro de la compañía está en manos de sus acreedores. 'Sin un acuerdo formal de los bancos, Ernst & Young no puede certificar que Tiscali es una compañía en funcionamiento', explica una analista de Banca Akros.