Primera víctima de la crisis financiera

El Banco de España destituye a Moltó e inyecta liquidez en CCM

El Gobierno aprobó ayer conceder una inyección de liquidez de hasta 9.000 millones de euros a Caja Castilla-La Mancha para ayudarla a atender sus obligaciones. El Banco de España decidió el sábado tomar el control de la entidad manchega e imponer un equipo gestor, tras fracasar sus negociaciones de fusión con la andaluza Unicaja.

El Banco de España destituye a Moltó e inyecta liquidez en CCM
El Banco de España destituye a Moltó e inyecta liquidez en CCM

Caja Castilla-La Mancha (CCM) recibe unas muletas públicas para seguir andando. Un Consejo de Ministros extraordinario aprobó ayer conceder una línea de liquidez a la entidad manchega para asegurar su funcionamiento. La medida se produce después de que no hayan fructificado los contactos para dar una salida dentro del sector privado a los problemas de la caja.

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, y el vicepresidente segundo y ministro de Economía, Pedro Solbes, aseguraron durante una comparecencia en el Palacio de La Moncloa que CCM es una entidad 'solvente'. Los representantes gubernamentales insistieron en que 'el patrimonio neto de la entidad es positivo'. Aún así, admitieron que 'la entidad afronta problemas de liquidez que sólo pueden ser resueltos a través de la financiación del Banco de España'. Por ahora, no tiene problemas de solvencia, y no hay inyección de capital.

Para poner en marcha la ayuda se ha aprobado un Real Decreto-Ley que autoriza un aval de la Administración General del Estado por el importe de hasta 9.000 millones de euros. Durante su comparecencia, Solbes afirmó que ésta es 'una cantidad maximalista que esperamos que no haya que utilizar. Con unos 2.000 o 3.000 millones será suficiente, pero es mejor tener margen de maniobra para no recurrir a un nuevo real Decreto-Ley'.

El Gobierno asegura que los ahorros de los clientes están seguros

El vicepresidente repitió varias veces que la ayuda prestada consiste en una línea de liquidez y que no es una inyección de capital destinada a reforzar los recursos propios de la entidad, como las realizadas por los Gobiernos de otros países occidentales en ciertos bancos. La normativa comunitaria obliga a que la financiación esté avalada por el Estado.

La decisión del Gobierno que preside José Luis Rodríguez Zapatero se produce después de que el pasado sábado el Banco de España tomara la decisión de sustituir a los administradores de CCM. El supervisor se decidió a actuar al no prosperar las negociaciones para que la entidad manchega fuera absorbida por Ibercaja ni por Unicaja. Los contactos que llegaron más lejos fueron los emprendidos con la entidad andaluza. Fuentes cercanas a éstas últimas negociaciones aseguraban ayer que la fusión descarriló 'por una diferencia de unos pocos cientos de millones de euros en avales' que exigía Unicaja para preservar su salud financiera, un nivel de compensaciones rechazadas por el Banco de España. La Junta de Andalucía salió ayer en defensa de la postura de la entidad malagueña y manifestó que ésta se ha limitado a reclamar las garantías necesarias para asegurar su estabilidad.

A juicio del la institución que encabeza Miguel Ángel Fernández Ordóñez, 'el deterioro al que podía verse expuesta CCM en caso de continuar la búsqueda de este tipo de soluciones ha hecho aconsejable la actuación para evitar que el resultado final pudiera resultar muy costoso para el contribuyente'. Una opinón que compartía el vicepresidente económico, quien declaró que, sea cual sea el caso, 'la prioridad del Gobierno es que las soluciones a los problemas sean privadas. En CCM los dos intentos fracasaron y no tenía sentido hacer un tercero'.

Responsabilidades a los gestores

El supervisor ha impuesto como administradores de la caja a Jorge Pérez Cerdá, Carlos Miguel Hervás y Raúl Hernández. Al ser cuestionado sobre la actuación del anterior equipo directivo -que presidía el ex diputado socialista Juan Pedro Hernández Moltó-, Solbes afirmó que la tarea de los nuevos gestores es 'clarificar las cuentas y no creo que haya nada más'. Por contra, el PP demandó ayer que se pidan responsabilidades a los anteriores administradores y exigió explicaciones de lo ocurrido a la Junta de Castilla-La Mancha. Entre tanto, el gobernador del Banco de España ha solicitado comparecer ante la Comisión de Economía del Congreso de los Diputados.

La intervención de CCM está amparada por el artículo 31 de la Ley de Disciplina e Intervención de las Entidades de Crédito. Dicho artículo señala que 'únicamente cuando una entidad de crédito se encuentre en una situación de excepcional gravedad que ponga en peligro la efectividad de sus recursos propios o su estabilidad, liquidez o solvencia, podrá acordarse la intervención de la misma o la sustitución provisional de sus órganos de administración'.

La actuación más relevante efectuada por el Banco de España fue la realizada en Banesto, en 1993. Para el ministro de Economía no tiene sentido comparar este caso, protagonizado por 'un banco que era muy importante en el país', con el de CCM 'que representa menos del 1% de los activos del sistema bancario español'. Además calculó el posible quebranto para el aval en un '5% o 6%' del dinero. Tanto Solbes como Fernández de la Vega insistieron en que los depósitos de los ahorradores en CCM están seguros. El vicepresidente económico destacó que 'el sistema financiero nacional es enormemente sólido' y afirmó que 'no hay otra entidad en estas circunstancias en referencia a CCM. Las cajas son tan sólidas como el resto del sistema, aunque si perduran los problemas de liquidez nadie es inmune'.

Plenas garantías para los depositantes

Tranquilidad. Ese fue el mensaje más repetido ayer por el Gobierno ante la intervención de Caja Castilla La Mancha, con el objetivo de evitar las colas y la retirada masiva de depósitos que se produjo con la intervención de Banesto en diciembre de 1993.

En los quince días posteriores a la intervención de la entidad dirigida por Mario Conde, los clientes de Banesto retiraron efectivo por valor de 2.100 millones de euros, ante la posibilidad de que pudieran perder el dinero depositado.

El vicepresidente del Ejecutivo, Pedro Solbes, se encargó ayer de tranquilizar a los clientes de Caja Castilla La Mancha al asegurar que sus ahorros están garantizados. 'La entidad va a cumplir con sus obligaciones con sus acreedores y sus depositantes', aseguró Solbes, quién incluso señaló que no tendría ningún problema en abrir hoy una cuenta en la entidad.

El instrumento que garantiza los ahorros depositados en las entidades financieras es el Fondo de Garantía de Depósitos, dotado con 6.502 millones de euros, que cubre hasta 100.000 euros por titular y cuenta. Ante el fuerte número de intervenciones de entidades extranjeras en la segunda mitad de 2008 y el deterioro económico, el Ejecutivo decidió en octubre multiplicar por cinco (de 20.000 a 100.000 euros) la cuantía máxima que cubría el fondo por titular, cuenta y entidad. Según los últimos datos facilitados por la Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA), Caja Castilla-La Mancha gestionaba 17.022 millones en depósitos.

Los otros grandes perjudicados por la intervención pueden ser los 3.000 trabajadores de la entidad financiera. Ante la posibilidad de que se produzcan fuertes recortes en la plantilla, CC OO anunció que pedirá una reunión con el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, para exigirle garantías de empleo para todos los trabajadores. El secretario general de la Federación de Banca de Comisiones en Castilla-La Mancha, Fernando Botica, apuntó que la intervención es la iniciativa que mejor puede salvaguardar los intereses de trabajadores y los clientes de la entidad y pidió que el ajuste laboral evite 'medidas traumáticas'.

Perfil de la Caja

Número de oficinas: 582

Número de empleados: 2.992

Préstamos concedidos: 18.689

millones de euros, un 7,7% más que en 2007.

Depósitos: 17.022 millones, un 6,16% más en tasa interanual.

Activo: 27.337 millones de euros, lo que representa, según el Ejecutivo, menos del 1% de los activos del sistema financiero español.

Patrimonio neto: 894,6 millones.

Dotaciones a provisiones: 16,5 millones de euros.

Tasa de mora : 4,57% de créditos dudosos (septiembre de 2008).

Inversión de la obra social : 56,7 millones de euros.