Automoción

Los auditores de General Motors advierten sobre su riesgo de quiebra

General Motors ha anunciado hoy que sus auditores han planteado "dudas sustanciales" sobre su capacidad de evitar la bancarrota si no consigue frenar las pérdidas. Los títulos de la compañía se desploman un 14%.

La advertencia del fabricante de automóviles sobre su capacidad de seguir operando estaba prevista pero subrayó la situación actual de la compañía, que aspira a recibir una ayuda estatal de 30.000 millones de dólares para su reestructuración al margen de un proceso de quiebra supervisado por los tribunales.

General Motors (GM) advirtió el mes pasado que preveía que sus auditores cuestionaran su viabilidad al mismo tiempo que anunció una pérdida de casi 31.000 millones de dólares correspondientes a 2008.

Objetivo, convencer a Obama

La empresa tiene hasta final de marzo para completar el diálogo con el sindicato United Auto Workers y los tenedores de bonos para reducir su carga de deuda con el fin de convencer al equipo nombrado por el presidente Barack Obama para hacer frente a los problemas del sector automotriz de que sería viable con una nueva ayuda oficial.

"Nuestro futuro depende de nuestra capacidad de ejecutar el plan de viabilidad", dijo GM en un informe anual presentado al regulador estadounidense.

"Si no lo hacemos, por alguna razón, no podríamos continuar operativos y podríamos vernos obligados a recurrir al código estadounidense de quiebras", añadió. Las acciones de GM bajaban casi un siete por ciento a $2,05 en una preapertura de poco volumen.

Algunos analistas han dicho que la advertencia de los auditores sobre la continuidad de GM podría poner en peligro los créditos disponibles para sus proveedores en un momento en que esas empresas sufren un empeoramiento de su situación económica.